Usted está aquí

Cuatro perros de un sin techo esperando a que salga del hospìtal.¿Lo más tierno de la semana?

El pasado 9 de diciembre, en tono a las 3 de la mañana, un sintecho llamado César llegaba al Hospital Regional Alto Vale, al sur de Brasil, para recibir medicación y tratamiento para una enfermedad. Fue acompañado de sus mejores amigos, cuatro perros que se quedaron esperando pacientemente en la entrada del centro.

¿Lo más tierno de la semana? Cuatro perros de un sin techo esperando a que salga del hospìtal

Cris Mamprim, una trabajadora de salud del centro, y sus colegas fueron testigos de la conmovedora escena que ahora está dando la vuelta al mundo

Los animales, esperando por su dueño a la puerta del centro hospitalario. Los animales, esperando por su dueño a la puerta del centro hospitalario.
 
 

El pasado 9 de diciembre, en tono a las 3 de la mañana, un sintecho llamado César llegaba al Hospital Regional Alto Vale, al sur de Brasil, para recibir medicación y tratamiento para una enfermedad. Fue acompañado de sus mejores amigos, cuatro perros que se quedaron esperando pacientemente en la entrada del centro.

Cris Mamprim, una trabajadora de salud del centro, y sus colegas fueron testigos de la conmovedora escena que ahora está dando la vuelta al mundo gracias a esta publicación en Facebook.

"Mientras su dueño está siendo atendido, sus compañeros esperan en la puerta. Una persona simple, sin lujos, que depende de la ayuda para vencer el hambre, el frío, los dolores y las maldades de este mundo tiene a su lado a los mejores compañeros, y el intercambio es recíproco", explicó Mamprim en junto a la fotografía.

 

"Este hombre nos confesó que deja de comer para alimentarlos. No sé cómo es su vida, porque está en la calle, pero admiro el respeto y el amor que tiene por sus mascotas. Verlos así, esperando en la puerta, sólo demuestra lo mucho que son bien cuidados y amados".

La historia de César y sus perros saltó a los medios esta semana. La mujer contó que, pasado un tiempo, y viendo que los animales comenzaron a mostrarse ansiosos, el personal sanitario decidió hacerlos pasar para acompañar a César mientras éste se tomaba su mediación. Mientras esperaban, les ofrecieron algo de comida. "César comió muy poco, se guardó un poco para darle a los perros más tarde".

Tras una hora ingresado, César fue dado de alta y Mamprim observó cómo desaparecían en mitad de la noche con sus perros, felices.

Couso Galán
Adolfo Dominguez
Blusens
Astilleros Barreras

Lo último en los blogs

Seguro que al cerrar un libro alguna vez has pensado en lo maravilloso que sería poder viajar al mundo en el que transcurre la historia. En...
Galicia es un lugar que puede llevar a cualquier viajero al paraíso de un momento a otro. Desde la monumental Santiago de Compostela hasta...

Lo último en los foros

No es un secreto que Galicia cuenta con vinos: blancos y tintos de los cuales algunos de ellos pueden ser considerados de los mejores del...
Se inicia este "Foro" en relación al proyecto "Galicia Universal", para que todo aquel que se identifique con el mismo, pueda emitir su...