Usted está aquí

Otero Pedrayo, el escritor incansable.

“Del Orense antiguo y otras colaboraciones” recupera de la hemeroteca de la Región más de trescientos artículos con los que abordó la historia y los personajes de la ciudad y la provincia.

Otero Pedrayo, el escritor incansable

“Del Orense antiguo y otras colaboraciones” recupera de la hemeroteca de la Región más de trescientos artículos con los que abordó la historia y los personajes de la ciudad y la provincia

 Entrega de premios Otero Pedrayo. Francisco J. Gil 15/03/2019 11:31 h.

Entre las diversas actividades que conformarán el Abril Oteriano de 2019 se incluye la presentación del libro “Del Orense antiguo y otras colaboraciones, Ramón Otero Pedrayo en La Región, 1958-1960”.  El libro recoge una parte de la extensísima obra periodística que Otero Pedrayo fue desgranando con ingenio y erudición a lo largo de su dilatada vida. La inmensa mayoría de esa obra periodística se desarrolló en las páginas de La Región, entre la década de 1940 y pocos días antes de su muerte, en abril de 1976, con la excepción de un corto período de vinculación con el vespertino compostelano “La Noche”. 

“Se trata de un primer volumen que recoge alrededor de trescientos artículos”, explica Alfonso Vázquez Monxardín, secretario de  la Fundación Otero Pedrayo, la mayoría de ellos publicados en la sección “Del Orense antiguo”, un título que Otero rescata de un viejo libro de José Adrio Menéndez, publicado en 1935 pero que no llegó a salir a la venta. En él, Adrio hacía un recorrido por historias y personajes del Ourense del siglo XIX, a semejanza de lo que haría después don Ramón, que utilizó esa sección para acometer temas de carácter local, pero generalmente muy anteriores a la fecha en la que él los escribe”.

Personajes, hechos, costumbres, que ya eran historia en la mayoría de los casos cuando Otero Pedrayo los convierte en una amena e interesante crónica sirven ahora, sesenta años después de su publicación, para que Otero Pedrayo y Valle Inclánel lector vaya componiendo con la lectura de cada página un inmenso fresco del Ourense antiguo y nos abra una ventana al pasado que nos permite conocer el origen de mucho de lo que hoy es presente, tanto en la capital como en muchos rincones de la provincia. 

Monxardín destaca la importancia de recuperar de la colección de La Región artículos como los que conforman este primer volumen. “Una iniciativa que deberá tener continuidad”, como señala porque en las páginas de la hemeroteca de La Región se encuentran auténticas joyas para la memoria no solo de Ourense, sino también de toda Galicia. “En la década de 1950 se coinciden en las páginas de La Región las mejores colaboraciones que se puedan encontrar en toda la prensa española”, explica el profesor Monxardín. Además de Otero Pedrayo, Vicente Risco, Ferro Couselo, Losada Diéguez, Segundo Alvarado… 


La revista "Nós"


Pero ya antes de esa época las colaboraciones de los intelectuales más comprometidos con la cultura gallega forjan un vínculo indeleble con La Región, que Vázquez Monxardín focaliza a partir de octubre de 1920 cuando sale de la imprenta de La Región la revista “Nós” que dará origen al grupo homónimo, diseñada por Castelao y con un consejo de redacción formado por Ramón Cabanillas, Losada Diéguez, Otero Pedrayo y Vicente Risco, entre otros.

“No es casualidad que hubiera sido elegida la imprenta de La Región para que la revista “Nós” iniciase su andadura. En primer lugar, por la afinidad de los hermanos Outeiriño, sobre todo Ricardo, con la causa galleguista, en el sentido más amplio del término. Pero también por la calidad con la que se realizaban los trabajos en la imprenta del periódico”, puntualiza Monxardín. Era un auténtico taller de artes gráficas en el sentido más literal del término, lo que daba especial lustre al cuidado diseño de Castelao no solo en los textos y grabados, también en la publicidad con la que se sustentaba, en muchos casos por anunciantes locales de Ourense, aunque también de negocios otros puntos de Galicia que, como era el caso del Balneario de Mondariz, mantenían una gran simpatía por este movimiento.

“Puede parecer una paradoja, pero los mejores tiempos del galleguismo en el sentido artístico y cultural se produjeron en aquella época, pese a que buena parte de la década estuvo bajo el dominio de la dictadura de Primo de Rivera. Lo cierto es que con la llegada de la II República el compromiso y la actividad política de Otero Pedrayoalgunos de sus miembros los alejó de esa etapa original en la que estaban más volcados en la creación literaria, la investigación histórica, etcétera”, nos recuerda el profesor Monxardín.


La edad de oro


Finalizada la guerra civil, a partir de la década de 1940, algunos de aquellos intelectuales, retomaron su colaboración en La Región. “Ya no era solo que el periódico se convirtiese en la plataforma de difusión de sus trabajos de creación y de investigación o de sus artículos periodísticos. También fue un importante apoyo económico para ellos en tiempos difíciles”. En la página de “Artes y Letras” de La Región coincidirían las firmas de López Cuevillas, Ferro Couselo, Vicente Risco, Otero Pedrayo, entre otros, un elenco de amplísimo espectro ideológico que abordaba temas de todo tipo y que a día de hoy han cobrado un valor extraordinario por lo que representan para la historia y la literatura de la Galicia contemporánea. É aquí el ejemplo del valor que puede adquirir la hemeroteca de un periódico como La Región, que se ha caracterizado a lo largo de su historia por ser una plataforma de expresión para muchas corrientes de pensamiento, tanto literario como político. Lo que en el momento de salir a los quioscos no son más que artículos, integrados en secciones de opinión o en espacios dedicados a la literatura y las artes, con el paso de los años se convierten en documentos de valioso interés histórico y cultural.


Una pluma prolífica


Desde la década de 1940 hasta la segunda mitad de la de 1970, Otero Pedrayo mantuvo su vínculo con La Región. “Precisamente en abril, recuperaremos en la Peza do Mes un artículo escrito por Otero Pedrayo y publicado dos días antes de su fallecimiento, en 1976”. Del Otero Pedrayo articulista Vázquez Monxardín destaca su carácter desenfadado y a la vez enormemente prolífico: “Escribió miles de artículos a lo largo de su vida en las páginas de La Región, de los temas más diversos”.

Maribel Outeiriño, en la introducción del libro que está a punto de salir a la luz, recuerda cómo era la relación entre don Ramón y La Región. Una relación estrecha, constante, pero que nunca lo acercaba a la redacción, pese a ser, en aquellos tiempos, uno de los puntos de encuentro de artistas e intelectuales. “Él escribía en su casa, a mano y mandaba su artículo por la chica de servicio”. La letra del intelectual de Trasalba resultaba complicada de descifrar y un trabajo que estaba reservado para el redactor Servando Ellacuriaga, quien lo lograba no sin esfuerzo. Maribel, quien en vida de Otero Pedrayo tuvo ocasión de entrevistarlo en varias ocasiones, recuerda también cuál elevado era su compromiso con Ourense en todos los sentidos y no dudaba en utilizar la tribuna que tenía en La Región para defender los intereses de la ciudad y de la provincia, como cuando amenazaba sobre el Teatro Principal la piqueta de la demolición: “En una entrevista que le hice en La Región, es tajante al afirmar que el Principal es para Orense tan importante como una iglesia románica. Esa declaración suya fue definitiva para que el Principal no fuera destruido por lo que significa para la memoria de la ciudad”. 

Maribel Outeiriño reunió los artículos que salen a la luz de nuevo tal como lo habían hecho en las páginas de La Región a lo largo de los años 1958 a 1960, con la adición de algunos posteriores. Los vinos del Ribeiro, la defensa de la laguna de Antela, la noche ourensana, la visita de Albéniz , o las elegías tras la muerte de Ramón Cabanillas y Florentino Cuevillas son algunos de los temas que aborda en los artículos recogidos en este libro. Los textos oterianos, vistos tal cual los escribió entre 1958 y 1960 pueden servir para que los estudiosos e investigadores aborden nuevas perspectivas de la ingente obra de uno de los intelectuales de carrera más sólida que ha dado Galicia a lo largo del siglo XX

En su prólogo, José Manuel Baltar, señala que se siente especialmente satisfecho de la adquisición por parte de la Diputación del archivo histórico de La Región porque permite que ese patrimonio cultural del que aflora ahora una parte con esta publicación sea de toda la provincia y que al igual que se ha hecho con este libro, “Seguiremos apoyando cualquier iniciativa de puesta en valor del vasto acervo cultural que representan Otero Pedrayo y su obra”.

Baltar pone, precisamente la figura de Otero como paradigma de la Ourensanía, como se puede ver a través de los escritos que recogen las páginas del libro que pronto verá la luz.

Couso Galán
Adolfo Dominguez
Blusens
Astilleros Barreras

Lo último en los blogs

Seguro que al cerrar un libro alguna vez has pensado en lo maravilloso que sería poder viajar al mundo en el que transcurre la historia. En...
Galicia es un lugar que puede llevar a cualquier viajero al paraíso de un momento a otro. Desde la monumental Santiago de Compostela hasta...

Lo último en los foros

No es un secreto que Galicia cuenta con vinos: blancos y tintos de los cuales algunos de ellos pueden ser considerados de los mejores del...
Se inicia este "Foro" en relación al proyecto "Galicia Universal", para que todo aquel que se identifique con el mismo, pueda emitir su...