Usted está aquí

El futbolin. La curiosa historia de su origen.

Su invención se le atribuye a un español, al Gallego Alejandro Finisterre.

La curiosa historia del origen del futbolín

  • Publicado por: Paula 22/01/2015

El futbolín es un juego muy característico y singular que podemos encontrar en los bares más auténticos y tradicionales de nuestro país. Forma parte del decorado de un buen sábado con los amigos, en tardes de frío o calor. El futbolín ha hecho que nos desgañitemos de emoción, que nos abracemos como si fuésemos jugadores de primera división cuando hemos marcado un tanto en portería contraria, o que nos dejemos las muñecas tratando de girar rápido las manivelas de nuestros jugadores para chutar la bola de madera lo más fuerte posible. Con él, hemos hecho amigos y también hemos provocado alguna que otra riña por una jugada injusta, que pronto se ha resuelto gracias a la revancha. Hemos olvidado nuestros problemas mientras echábamos nuestra partida, o hemos aprovechado para hacer alarde de nuestras habilidades y tratar de conquistar así a esa chica o chico que nos hace tilín.

¿Sabemos de dónde proviene un juego tan típico y presente en la memoria de todos? ¿Cómo se creó? ¿O quién fue su inventor? Si alguna vez te has hecho estas preguntas, vamos a dar respuesta a todas ellas, contándote las curiosidades sobre la invención del futbolín.

Parece haber evidencias de este tipo de mesas de juego entre los años 20 y 30 en Alemania y, en paralelo, también en Francia. Sin embargo, la invención del futbolín se atribuye a un español, al gallego Alejandro Finisterre (1919-2007), quien hallándose en un hospital de Barcelona (concretamente en el Colonia Puig de Montserrat) recuperándose de las heridas sufridas durante los bombardeos de la Guerra Civil Española, decidió crear un juego para amenizar los días de hospitalización de todos los allí ingresados. Y es que la mayoría de los pacientes, hombres jóvenes e incluso adolescentes, habían sufrido heridas y amputaciones provocadas por las bombas y otras horribles armas, de forma que la mayoría soportaba secuelas que les harían prácticamente imposible volver a correr detrás de un balón y practicar sus deportes favoritos. Así, con la ilusión de levantar el ánimo de los jóvenes del hospital, Finisterre decidió crear estas mesas de madera y organizar campeonatos. Entonces, los largos días de recuperación se tornarían, al menos, más entretenidos.

Finisterre era un apasionado del tenis de mesa, así que pensó que igual que un deporte como el tenis pudo pasar a jugarse sobre una tabla de madera, por qué no podría ocurrir lo mismo con el fútbol. Rondando esta idea, pidió ayuda al carpintero que trabajaba en el hospital, el vasco Francisco Javier Altuna, quien no dudó en apoyarle en su misión, y siguiendo las instrucciones que iba dándole Alejandro, fabricó el primer futbolín con figuritas de madera pintadas y ensambladas en unas barras situadas de forma horizontal sobre una estructura de madera contrachapada que poseía a cada lado una abertura con una red, y que harían las veces de porterías. Y ¡tachán! el invento se creó.

En 1937 el padre del futbolín patentaría su invento, pero se dice que huyendo a Francia donde pretendía exiliarse del régimen franquista, perdió todos sus papeles, que incluirían la patente y los planos del primer futbolín, por culpa de una terrible y fatídica tormenta. Pasó muchos años fuera de España, no solo en Francia, sino también en América, donde recorrió países como Ecuador, Guatemala y México, perfeccionando y comercializando su invento y promoviendo la poesía y cultura españolas ya que, además, Alejandro Finisterre, era editor y el máximo conservador y defensor de la obra de León Felipe. No regresaría a España hasta 1976, tras finalizar la dictadura.

Como veis, el origen del futbolín no es únicamente la historia de la creación de un simple juguete, sino la preciosa idea de cómo devolver la ilusión a una generación de jóvenes heridos por los conflictos bélicos

Couso Galán
Adolfo Dominguez
Blusens
Astilleros Barreras

Lo último en los blogs

Restaurantes que recuperan antiguas recetas gallegasLa gastronomía gallega integra recetas con larga historia, entre cuyos ingredientes se...
La Coruña, conocida como «ciudad de cristal» por sus enormes cristaleras frente al mar, tiene aires de gran ciudad que se mezclan con el...

Lo último en los foros

No es un secreto que Galicia cuenta con vinos: blancos y tintos de los cuales algunos de ellos pueden ser considerados de los mejores del...
Se inicia este "Foro" en relación al proyecto "Galicia Universal", para que todo aquel que se identifique con el mismo, pueda emitir su...