Usted está aquí

La unidad y la innovación, entre los retos para salvar el comercio local.

El sector encadena un nuevo ejercicio estancado en empleo y afiliaciones en Ourense, y con amenazas de nuevos cierres

La unidad y la innovación, entre los retos para salvar el comercio local

El sector encadena un nuevo ejercicio estancado en empleo y afiliaciones en Ourense, y con amenazas de nuevos cierres

Un establecimiento de la rúa Santo Domingo capta la atención de dos viandantes.

Un establecimiento de la rúa Santo Domingo capta la atención de dos viandantes.

Antonio Nespereira – LA REGION - 05/01/2019 07:33 h.  

El comercio local cierra la campaña navideña con datos irregulares y un horizonte a corto plazo complicado. Las cifras de afiliación a la Seguridad Social y de negocios abiertos llevan años resistiendo sin apenas oscilaciones. En el año 2014, cuando la crisis se atenuaba, el directorio de empresas del Instituto Nacional de Estadística cifraba en 3.823 comercios al por menor en Ourense, pero cuatro años después, con la crisis ya más benigna, la cifra se quedó en 3.736. Mantiene la afiliación a la Seguridad Social, con 12.282 cotizantes al régimen general en diciembre del 2018, la misma cifra que en 2016.

A esos números hay que sumar los 5.775 autónomos de diciembre del año pasado, cuando eran 6.160 en el 2016. "La mejor noticia que pueden recibir los autónomos del sector comercio es que existen condiciones para mantener sus negocios abiertos", dice David Martínez, presidente de la Asociación Empresarial de Profesionales y Autónomos de Ourense. Recuerda que se han tomado medidas para las prestaciones del colectivo, "pero de poco sirve recibir una prestación por desempleo cuando esto es consecuencia de cerrar tu iniciativa de emprendimiento".

El comercio es un gran foco de actividad económica y generadora de empleo, pero la mayor parte de los negocios generan poco empleo. De los 3.736 establecimientos, 3.293 tienen entre cero y dos asalariados y solo dos tienen más de 50. Las contrataciones quedan para los picos de venta y concluyen con la finalización de las campañas.

La competencia de las grandes superficies y el trasvase de los consumidores a la compra por Internet son elementos recurrentes. Alberto Vaquero, profesor de Economía Aplicada en la Facultad de Ciencias Empresariales y Turismo de Ourense subraya que "el pequeño comercio tiene que darse cuenta que tanto las grandes superficies como las ventas on line son dos formas de vender que estarán cada vez más presentes", lo que debería entenderse "no como un problema sino como un reto al que debe enfrentarse el comerciante tradicional".


Comercio electrónico


Con respecto a las ventas por Internet propone que los comerciantes hagan un esfuerzo porque "supondría un valor añadido a la venta tradicional y permitiría competir con las grandes cadenas de distribución", incidiendo en que "cada vez se compra más desde casa, a cualquier hora, puesto que los habitos de consumo no son los mismos".

Pero en el sector cunde el desánimo y, desde luego, la desunión. Isabel Iglesias, economista y asesora de empresas, reconoce que los comerciantes "transmiten cada vez más desmotivación, una circunstancia que se puede palpar todos los días". Más allá de reconocer que los empresarios "lo están pasando mal", Isabel Iglesias también tiene claro que "la unidad del sector no es una de sus fortalezas y ahí habría mucho que hacer".

Precisamente, Alberto Vaquero dice que "hay que dejar de pensar en que cada comerciante tiene un problema individual con las grandes superficies y el comercio on line y darse cuenta de que se trata de un reto para todos". Apela a la unión porque "hace la fuerza y, en este caso, además, da la diferencia".


Administrativos


Pero no solo estos factores determinan la supervivencia del pequeño comercio. Otros de carácter administrativo también lo hacen. David Martínez enfatiza la importancia del peso de los autónomos en el gremio y cree que el hecho "de que puedan sostenerse en este régimen depende, no sólo de sus cotizaciones y prestaciones, sino también del entorno económico, de los impuestos o de sus gastos de funcionamiento".

Alude a que todos estos factores "condicionan que el emprendimiento a través de la fórmula del autónomo sea una salida a las dificultades del mundo del trabajo". David Martínez citó el caso de la protesta protagonizada por el pequeño comercio ourensano a finales del año pasado, pues "son precisamente estas pequeñas empresas, y más en las pequeñas ciudades, las que peor sufren los rigores de una economía que no les favorece". Para estos comerciantes, con frecuencia, "ser autónomo es la única salida ante la persistencia del paro y necesitan que su comercio funcione", dice.

Pero, precisamente en la ciudad es donde más se percibe la amenaza de la continuidad de los negocios de pequeño comercio. De los 3.736 de la provincia, 1.420 están en la capital, una cifra inalterable desde los 1.431 del año 2016 o los 1.463 del 2015. Unas cifras que, por otra parte, acentúan un lento pero constante goteo de bajas en la actividad. 

 

Couso Galán
Adolfo Dominguez
Blusens
Astilleros Barreras

Lo último en los blogs

Restaurantes que recuperan antiguas recetas gallegasLa gastronomía gallega integra recetas con larga historia, entre cuyos ingredientes se...
La Coruña, conocida como «ciudad de cristal» por sus enormes cristaleras frente al mar, tiene aires de gran ciudad que se mezclan con el...

Lo último en los foros

No es un secreto que Galicia cuenta con vinos: blancos y tintos de los cuales algunos de ellos pueden ser considerados de los mejores del...
Se inicia este "Foro" en relación al proyecto "Galicia Universal", para que todo aquel que se identifique con el mismo, pueda emitir su...