Usted está aquí

Calzados Losal está en manos de la quinta generación del fundador de la firma, José López Rodríguez, y es un ejemplo de empresa familiar.

Los monfortinos pueden presumir de tener una de las industrias más antiguas de Galicia. Se trata de Calzados Losal, una firma que cumple 120 años de existencia.

Monforte tiene la fábrica de calzado más antigua de Galicia con 120 años

 

 

Gonzalo López y su hijo muestran unos zapatos de su fábrica. TOÑO PARGA Gonzalo López y su hijo muestran unos zapatos de su fábrica. TOÑO PARGA

 

Calzados Losal está en manos de la quinta generación del fundador de la firma, José López Rodríguez, y es un ejemplo de empresa familiar

 

Los monfortinos pueden presumir de tener una de las industrias más antiguas de Galicia. Se trata de Calzados Losal, una firma que cumple 120 años de existencia. Fue en los últimos años del siglo XIX, tras el desastre de la guerra de Cuba, cuando regresaron a la ciudad emigrados y combatientes desde la isla caribeña. Entre ellos se encontraban los primeros industriales dedicados a la confección de botas y zapatos, entre ellos José López Rodríguez, quien puso en marcha la marca Losal que ha llegado a la fecha actual gracias a la calidad de sus productos pero también por la investigación, el desarrollo y la innovación, el conocido como I+D+i, trabajo que ha reconocido la Consellería de Industria, cuyo titular, el también monfortino Francisco Conde, ha puesto como ejemplo de pequeña industria familiar.

 

RELEVOS. Los siete hijos del fundador de la factoría monfortina estuvieron de una manera u otra vinculados al negocio familiar, aunque finalmente tomó el mando Enrique López. A partir de ahí comenzó la sucesión, primero con su nieto Jaime y después con su bisnieto Gonzálo López Otero, quien ha conseguido que su hijo y tataranieto del fundador, también llamado Gonzalo, se haya decidido a continuar en el negocio y darle nuevos aires de la mano de su padre. Así, la saga Losal llega a su quinta generación con una salud que se podría calificar de hierro, ya que en los últimos años, y a pesar de la invasión de calzado de bajo coste llegado desde China, la firma monfortina ha logrado crecer y realizar importantes contactos tanto a nivel nacional como mundial.

 

El actual responsable, Gonzalo López, indica que el secreto es invertir en investigación, desarrollo y también en innovación

 

Gonzalo López no se cansa de repetir que un mundo globalizado, además de apostar por la calidad, hay que presentar productos con un elaborado diseño y personalizados. De hecho, en su factoría de Monforte cuenta con un sistema informático que escanea en tres dimensiones los pies de los clientes más exigentes a fin de hacerles un calzado realmente a medida.

 

De la fábrica Calzados Losal han salido zapatos exclusivos para el rey emérito Juan Carlos I, para el expresidente de Francia Nicolás Sarkozy o para el exresponsable del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), el chantadés Francisco González. Ello ha sido posible gracias a un convenio que tiene con una prestigiosa tienda madrileña con la que ha formado un tándem que ha catapultado el éxito de la firma.

 

Segundo año presente en la feria de Milán

El calzado de hombre y mujer que se confecciona en la factoría que Losal tiene en la Rúa Miguel de Cervantes de Monforte estará por segundo año consecutivo presente en la prestigiosa feria de Milán (Italia), cita que se prolongará desde el 10 al 14 del próximo mes de febrero.

Apuesta
Gonzalo López indicó que la experiencia de hace un año había sido "estupenda", de ahí la apuesta por repetir a pesar del coste que ello conlleva.

 

Decadencia
Un sector que hace 70 años daba empleo a más de 1.200 personas

 

La ciudad del Cabe disponía a mediados del siglo XX de un pujante sector del calzado. Hace 70 años, según se recoge en la hemeroteca de la época, funcionaban un total de 22 fábricas dedicadas a realizar botas y zapatos, pero también seis de zocos tradicionales, otras tantas de cortes aparados y dos factorías de curtido de pieles. En total, el número de empleos que generaba esta actividad industrial, a la que se le sumaban empresas dedicadas a la fabricación de puntas y colas, se situaba en torno a las 1.200 personas. Hoy solamente hay medio centenar.

 

El calzado salía de Monforte con destino a toda España al ser reconocido por su calidad y durabilidad, pero el sector comenzó a ir a menos debido a que muchas empresas no supieron adaptarse a los nuevos tiempos y a los nuevos productos que demandaba el mercado.

LA CRISIS. El resultado fue que a principios de los años 90 del siglo pasado en Monforte ya solo funcionasen una decena de firmas, a las que se les propuso desde la Xunta de Galicia unirse en una empresa participada en el polígono, idea que no cuajó

Couso Galán
Adolfo Dominguez
Blusens
Astilleros Barreras

Lo último en los blogs

Restaurantes que recuperan antiguas recetas gallegasLa gastronomía gallega integra recetas con larga historia, entre cuyos ingredientes se...
La Coruña, conocida como «ciudad de cristal» por sus enormes cristaleras frente al mar, tiene aires de gran ciudad que se mezclan con el...

Lo último en los foros

No es un secreto que Galicia cuenta con vinos: blancos y tintos de los cuales algunos de ellos pueden ser considerados de los mejores del...
Se inicia este "Foro" en relación al proyecto "Galicia Universal", para que todo aquel que se identifique con el mismo, pueda emitir su...