Usted está aquí

La Mecanica del futuro se crea en Vigo

El futuro de la mecanica se crea en Vigo

 

La mecánica del futuro se crea en Vigo

 

Manuel Costas, originario de Valladares, inventa un "cigüeñal sin bielas" para motores de todo tipo con el que se podría ahorrar 22 veces más combustible

 

FARO DE VIGO - a. amoedo | vigo 10.08.2014 | 02:50

 

Manuel Costas, en su oficina, sujetando la pieza que tiene en el interior su "cigüeñal sin bielas".Manuel Costas, en su oficina, sujetando la pieza que tiene en el interior su "cigüeñal sin bielas".//José Lores

 

Manuel Costas decidió en el año 2000 construir una silla de ruedas motorizada para un viejo amigo de la infancia. Fruto de esta iniciativa, este vigués de 58 años llegó a diseñar y fabricar un "cigüeñal sin bielas" que, como él mismo dice, puede cambiar el curso de la mecánica actual, puesto que abarataría la creación de motores, reduciría el espacio y el peso de los mismos, ahorraría combustible y, además, reducir la contaminación. Ahora se encuentra a la espera de que le concedan la patente para luego buscar inversores dispuestos a desarrollar nuevos motores incluyendo su pieza.

 

Ser inventor hoy en día puede ser fruto de la vocación o, en ocasiones, de la necesidad. Este último es el caso de Manuel Costas, un vigués de 58 años originario de Valladares que se encuentra a la espera de que le concedan la patente por una revolucionaria pieza de motor que, como él mismo dice, "cambiará la mecánica actual". El "cigüeñal sin bielas" creado por Costas nació de una bonita idea inicial: quería diseñar y construir partiendo de cero un vehículo para minusválidos para una vieja amistad que tuvo la mala suerte de sufrir un accidente que le dejó en silla de ruedas. Catorce años después, y tras haber invertido unos 300.000 euros y muchas horas, este vigués podría cambiar el curso de la historia de la mecánica.

 

Gerente de una empresa de diseño, construcción y reparación de troqueles, utillajes y moldes, Manuel Costas tiene una historia digna de ser contada. En el año 2000 decidió ayudar desinteresadamente a su viejo compañero de la escuela Rogelio creándole una silla de ruedas motorizada y un año después se puso a trabajar. Tras muchas pruebas y ensayos, una triste noticia lo golpeó en el 2002: su hijo falleció con poco más de 20 años. Lejos de venirse abajo, Costas decidió centrarse de lleno en el trabajo en su empresa, Intrumol SL, y también en el proyecto de la silla de ruedas. Tanto fue así, que decidió invertir también los fines de semana, haciendo muchas horas extras para "distraerse y mantener la cabeza ocupada".

 

Fruto de todo este trabajo nació el "cigüeñal sin bielas" por el que ahora solicita la patente. "El 23 de julio me llegó la carta de la Xunta conforme ya enviaron toda la documentación a la oficina de patentes, en Madrid. Dentro de seis meses tendré noticias", explica ilusionado desde su oficina en el polígono industrial de Vincios.

 

¿Pero qué es ese "cigüeñal sin bielas"? ¿Qué aporta? ¿Para qué sirve? Según la descripción para la propia solicitud de la patente, se trata de un "sistema de transmisión lineal funcional mediante recorridos lineales muy cortos, que hacen innecesario el uso de bielas". La innovación propuesta por Costas, que tampoco quiere dar excesivos detalles debido a que aún no tiene la patente, es un sistema de rodamientos que, al ejercer presión en al menos dos puntos, crea la fuerza necesaria para mover un coche, motocicleta, barco o avión. "Sus aplicaciones son muy variadas, porque vale para cualquier tipo de motor", indica el inventor, que también matiza que sirve para todo tipo de combustible, sea gasolina, de tipo hidráulico o eléctrico. "Y también se podría combinar, puesto que podría ir incorporado un sistema a gasolina y otro eléctrico, para funcionar con uno o con otro según se prefiera", concreta.

 

Este cigüeñal abarataría los costes para la construcción de motores, posibilitando que sean más pequeños con la misma (o más) potencia, reduciría el peso y el consumo de combustible y, por ende, también la contaminación. Y es que pese a haberse gastado unos 50.000 euros en materiales (tiene una zona en el taller en el que trabaja llena de diferentes piezas de sus pruebas anteriores), Costas cree que hoy en día producir este cigüeñal sin bielas costaría sobre unos 200 euros.

 

Tales son sus ventajas, que el creador asegura que un motor normal de un coche ahorraría hasta 22 veces más combustible si tuviese instalada esta pieza.

 

Sea como fuere, este oficial de mecánica sigue fiel a su idea de acabar el vehículo para minusválidos para su viejo compañero de la escuela. Está inmerso en la finalización del chasis, pero sin quitar ojo a su nueva creación. La llegada de la patente será el culmen a 14 años de trabajo.

 

 

 

Couso Galán
Adolfo Dominguez
Blusens
Astilleros Barreras

Lo último en los blogs

Restaurantes que recuperan antiguas recetas gallegasLa gastronomía gallega integra recetas con larga historia, entre cuyos ingredientes se...
La Coruña, conocida como «ciudad de cristal» por sus enormes cristaleras frente al mar, tiene aires de gran ciudad que se mezclan con el...

Lo último en los foros

No es un secreto que Galicia cuenta con vinos: blancos y tintos de los cuales algunos de ellos pueden ser considerados de los mejores del...
Se inicia este "Foro" en relación al proyecto "Galicia Universal", para que todo aquel que se identifique con el mismo, pueda emitir su...