Usted está aquí

Galicia teje las cortinas de medio mundo. VERTISOL.

La catalana Vertisol, fundada por emigrantes gallegos y con una factoría en Moraña, amplía su negocio de revestimientos dentro y fuera de España.

Galicia teje las cortinas de medio mundo.

La catalana Vertisol, fundada por emigrantes gallegos y con una factoría en Moraña, amplía su negocio de revestimientos dentro y fuera de España

d. casas
redacción / la voz 22/06/2019 05:00 h

Las instalaciones fabriles de Vertisol -uno de los mayores fabricantes del mundo de tejidos para suelos, paredes, protección solar, tapicerías y paneles acústicos- están en Moraña desde hace 35 años y dan empleo a más de 100 personas. La localidad de Pontevedra alberga una de las sedes de la compañía, ahora establecida en Cataluña, que no solo confecciona los revestimientos que lucen ventanas, paredes y suelos de edificios de medio mundo, sino que elabora también la materia prima con la que los teje. La razón, el origen gallego de sus fundadores y el vínculo que mantienen con Galicia sus herederos, concretamente Adrián García, actual responsable de la compañía.

Son artesanos de toda la vida, practican el oficio y otorgan un valor esencial a la tejeduría. Pero dicho así podría interpretarse que Vertisol es un proveedor para fabricantes de muebles de tapicería. Y lo fueron, pero hoy en día están muy alejados de esa consideración. Se trata de todo un referente, dentro y fuera de España, en el ámbito de las cortinas y otros artículos para la decoración y protección solar. Fabrica tejidos de alta resistencia para distintos tipos de superficie a partir del pvc.

Materia prima

Son maestros en paneles de polyscreen, unas cortinas ignífugas con propiedades antibacterianas y antiácaros que permiten la entrada de luz, pero protegen las estancias. Se elaboran a partir del compuesto de plástico que llega a las instalaciones de Moraña, donde formulan la materia prima bajo unos estándares de calidad tan exigentes que los hacen exclusivos en su segmento. «Esta tecnología de tejeduría del pvc es lo que nos permite disponer de un producto muy por encima a nivel de prestaciones», comenta Adrián García. «Nosotros juntamos los hilos, los ordenamos y tejemos hasta alcanzar la máxima calidad», matiza, de ahí que «nunca hayamos batallado con el mercado asiático porque estamos en una guerra de prestaciones, calidad y diseño, no en una guerra de precios».

Con una facturación de 20 millones de euros anuales, 200 empleos entre las factorías de Moraña y Cataluña, los productos de Vertisol están especialmente dirigidos a un cliente profesional, al sector contract -canal de distribución de equipamiento cuyo destino final son clientes corporativos e institucionales, del sector público y privado-. De hecho, entre los proyectos más relevantes destacan los revestimientos realizados para Armani, Chanel, Iberostar, Farsons y Pepsi o la torre Allianz, de una larga lista.

Pero Vertisol ha querido dar un paso más y desde hace unos meses dirige también sus productos a los consumidores particulares. «Nacimos exportando y lo hacemos a 80 países porque nos habíamos concentrado en la externalización de nuestros productos», pero con la inauguración de su nueva tienda-exposición en pleno centro de Madrid Vertisol pretende retornar a España. «Queremos recuperar nuestra actividad para el público doméstico, tanto profesionales -arquitectos e interioristas- como privados. Queremos llevar toda nuestra tecnología al ámbito doméstico y decorativo», explica Adrián García.

Más color y diseño

Para ello, además de técnica, la firma ha introducido el color en sus producciones. Para ello, se ha aliado con el estudio holandés Raw Color, lo que le ha permitido reinventar un producto muy técnico pero más decorativo, «sin perder los estándares de calidad que caracterizan a nuestra piezas» con una paleta de colores más amplia.

De la emigración a la tierra de origen para invertir

Vertisol emprendió su camino en solitario hace unos años al escindirse del conglomerado familiar especializado en cortinas. Los hermanos García García convirtieron la firma que crearon en fabricante multinacional de protectores verticales para edificios de oficinas. Pero eso fue después de que regresasen de la emigración. El padre de Adrián García salió de Moraña con sus hermanos hacia Venezuela en busca de nuevas oportunidades. Volvieron y se asentaron en Cataluña porque «es el Silicon Valley del textil», explica ahora Adrian. Pero los vínculos con Galicia se mantuvieron «porque nuestra fábrica la tenemos en Moraña». La filosofía de trabajo de Vertisol responde a esas dos visiones de negocio. «El Atlántico, con su clima adverso, nos vuelve ingeniosos e inventores, y el Mediterráneo , más creativos, porque es tierra de color, arte, cultura... ».

Couso Galán
Adolfo Dominguez
Blusens
Astilleros Barreras

Lo último en los blogs

Seguro que al cerrar un libro alguna vez has pensado en lo maravilloso que sería poder viajar al mundo en el que transcurre la historia. En...
Galicia es un lugar que puede llevar a cualquier viajero al paraíso de un momento a otro. Desde la monumental Santiago de Compostela hasta...

Lo último en los foros

No es un secreto que Galicia cuenta con vinos: blancos y tintos de los cuales algunos de ellos pueden ser considerados de los mejores del...
Se inicia este "Foro" en relación al proyecto "Galicia Universal", para que todo aquel que se identifique con el mismo, pueda emitir su...