Usted está aquí

El Club del Bacalao

El Bacalao, es uno de los pescados más apreciados en la cocina gallega, pero sobre todo en la potuguesa, que es considerado como plato nacional.

"El Club de Amigos del Ilustre Bacalao".

El Club de Amigos del Bacalao, fué una idea y propuesta para su fundación en Santa Fé de Bogota, allá por el año 1995, por el entonces Embajador de Portugal, idea compartida y apoyada por el Jefe de la Delegación de Comisión Europea para Colombia y Ecuador y el Administrador de la Delegación de UE, en quien recayó la responsabilidad y compromiso de realizar todos los tramites para su fundación.

Cumplidos todos los tramites, yo el Administador currante, procedí a organizar la celebración del acto inaugural del "Club de Amigos del Ilustre Bacalao", acto al que fueron invitados los Embajadores de la UE y algunos más, así como otros diplómaticos de la UE y de otros paises y el Jefe de Protocolo por parte del Gobierno Colombiano, hasta agotar la capacidad del Restaurante y al que tambien fueron invitados los representantes de los dos medios de comunicación más importantes en aquel momento, "El tiempo" y "El Espetador". Resultando un acontecimiento de gran significació e importancia, porque era la primera vez que "El Ilustre Bacalao", era loado y homenajeado lejos de su habitat natural "El mar", en tierra adentro y a más de 3.000 metros de altitud, en Santa Fé de Bogotá.

Con motivo de tan magno aconecimiento, el "Jefe de la Delegación de la Comisión Europea para Colombia y Ecuador", Don José Luis Benito Prior, pronunció un discurso loando este magnifico pez,que por su contenido reproducimos acontinuación.

  • Señor Embajador de Portugal. Presidente-fundador de este "Club de Amigos del Bacalao"
  • Señoras y Señores, todos amantes del Bacalao.

No están lejos los fastos y las fiestas del 500 aniversario de lo que yo llamo, con perdón, el Descubrimiento de América, como para que podamos volver un momento a la celebración de tal efemérides, sobre todo si se trata de rectificar gruesos errores de la interpretación histórica.

Porque, en efecto, debe quedar claro que no fué Cristóbal Colón el primer descubridor de América. Ni mucho menos.

Tampoco, y mal que le pese al venerable maestro colombiano German Arciniegas, tampoco fué la descubridora de América la bella Simonetta Vespucci que escapó desnuda de las costas de Italia, en un frágil barquichuelo, ante el acoso probablemente sexual de un apuesto Cardenal o Arzobispo, sobre esto discuten los autores, pero en todo caso sobrino ciertamente de Lorenzo de Medici.

Tampoco, y seguimos con las exclusiones, tampoco hay que atribuir eldescubrimiento de América al famoso vikingo Erik el Rojo, sobre cuya vida y milagros volveremos más adelante.

Les voy a confiar el secreto. Después de largas cavilaciones y detenidas investigaciones en las más prestigiosas bibliotecas de las universidades más reputadas he llegado a descubrir la verdad que ahora mismo les transmito sin pedirles por ello ningún premio ni contraprestación.

América fué descubierta por los pescadores del "Bacalao", gallegos y portugueses. Concretamente, en 1414 (otros investigadores hablan de 1313 o incluso de 1212 - como verán, al menos, hay que agradecerles la buena intención de escoger unq fecha mnemotécnicamente recordable) una embarcación portuguesa, de nombre "Pirilampo Quinto", matrícula de Nazaré, al mando del capitán Joâo Henrique Arcádio Núnes Moreira do Nascimento y de la Santisima Trinidade, conocido entre los amigos como "Botafogo", que por cierto llevaba en su tripulación además de veinte nautas lusitanos, cuatro gallegos y un vizcaino, arribó  como primicia a de la gran aventura, a la isla de Terranova en la búsqueda y persecución del ilustr "Bacalao", de la conocida familia "ghadus y ghadus morua", tan solicitado ya en aquellos tiempos por todos aquellos a los que se les había revelado el mensaje de las delicias del buen comer.

Así pues, sintámonos orgullosos,nosotros, aplicados contertulios del "Club de Amigos del Bacalao", de saber como rancio origen y los nobles hechos de nuestros hermanos los buscadores de tan preciado pescado, al que hoy rendimos pleitesia por primera vez en esta gran ciudad "Santa Fé de Bogotá". 

Lástima que la injusticia haya hecho que el continente en su totalidad no lleve ese luminoso nombre de "Terra Nova del Bacalao", que es el que realmente le corresponde.

Pero volvamos a nuestro amigo "Erik el Rojo" y veamos su vinculación con la empresa que ha contribuido a descubrir América.

Tres con las principales escuelas que han tratado de encontrar una explicación a su conocido apelativo.

La primera - Que hay que destacar ya de entrada, pretende que Erik tenía una pelambrera rojiza probablemente a causa de que su madre comía durante el embarazo, por antojo, enormes cantidades de frescas zanahorias. No merece la pena insistir más en esta equivodada tesis.

La segunda - Escuela, representada fundamentalmente por el profesor Zinioski de la Universidad de Moscú, defiende que el mencionado vikingo, en su juventud, recorrió con sus amigos varigos los ríos de la Gran Rusia y que las cercanías de Nijni Novogorod creó ya en aquellos tiempos una célula de conspiradors de orientación premarxista. De ahi el apelativo de "El Rojo". No parece masl del todo, pero la tesis es tal vez politicamente tendenciosa.

La tercera - La tesis por la cual yo me inclino, siguiendo las investigaciones del profesor sueco Acquavitson apoyado en ello por el ruso Vinogradof, es que también en su juventud, nuestro amigo Erik llevó su mensaje vikingo de civilización por las costas de Inglaterra, Francia, España y Portugal y que en este último país tomo contacto con los pescadores del "Bacalao" y se aficionó más de la cuenta a librar los cuenos caldos de la "Ribera del Douro", de modo que, poco a poco su cara y particularmente su nariz fué adquiriendo unos bermejos efluvios en prueba y agradecimiento a su constante dedicación a la tarea.

Así, nada más normal, que en sus años de madurez, Eirk el Rojo fuese el primero de la introducción de la viña en las costas americanas para suministrar, "Business is business", sus generosos productos a sus amigos los pescadores de Terra Nova que lógicamente padecían una profunda y melancólica saudade de su país y de sus vinos en las largas noches de su estancia en las hiperbóras aguas.

Por cierto que Erik, que cruzó innumrables veces frente a la isla de Manhathan,sea por la niebla meteorológica, sea por la niebla etílica que siempre le rodeaba, no fué capaz de vislumbrar los lejanos pero bien visibles rascacielos de la ciudad de Nueva York.

Volvamos ahora al bacalao. Decía Colón que después de la encarnación y muerte del hio de Dios no había habido en el mundo un hecho tan grande como el descubrimiento de América. Con el debido respecto para las cosas serias,permitanme decir a todos ustedes, que la degustación del "Bacalao" es, sin lugar a dudas, y midiendo las distancias, un verídico aunque palido reflejo de la resurreción de nuestro señor. VEamos: un pescado fresco, capturado con redes y consiguientemente sacrificado, sepultado en toneladas de sal, expuesto luego al frio contacto del relente y el tormento del secadero, convertido en mojama y apergaminado despojo, conoce luego por arte de la buena cocina y de la sabiduría popular en renacimiento, como el Ave Fenix, desus cenizas y de sus sequedades para aparecer e nuetra mesa revestido de nuevo de su prístina frescura para deleite y gozo de los que debidamente le apreciamos.

Este es mi canto, mi elogio y mi ensalzamiento al "Ilustre Bacalao", sobrio, sabroso y discreto, como corresponde, pero no menos lleo de entusiasmo y reconocimiento.

Aquí termina el hilo de mi cuento y loa al "Ilustre Bacalao", cuando llegó a mi conocimiento una infausta noticia. Nuestro padre fundador y defensor de tan grandioso pez, quién está en el origen de esta magnifica iniciativa y convocatoría de !Amigos en torno al Bacalao", al final de su mandato se nos va de Bogotá.

Infausta noticia para nosotros que se nos va un amigo. Fausta para él que retorna a su lares lisboetas donde, entre mi cosas, tiene asiento la mejor escuela bacaladra del mundo.

No voy a prolongar mis palabras. Quien ha conocido al Embajador de Portugal ha conocido a una de las personalidades más cordiales, agradables, cueltas, amigas del buen saber y también de la buena mesa, uno de esos caballeros portugueses de larga tradición y clásicos modales que dejan siempre huella y recuerdo inborrable entre sus amigos.

Una palabra cariñosa tambien para su espòsa que reune ciertamente todas las virtudes de una gran dama,pero, talvez, para que el cuadro sea real y humano, tiene un único defecto: que no le gusta excesivamente el bacalao.

Este ha sido el comienzo de la relación en el recien inaugurado "Club de Amigos del Bacalao" y espero que nos sigamos viendo, cada vez que frente a nosotros aparezca un buen plato de "Bacalao" en cualquiera de sus esquisitas preparaciones, por eso yo os propongo que nuestro recuero de amistad sincera vaya siempre hacia nuestros buenos amigos, los Embajadores de Portugal.

Muchas gracias-

Terminado el acto con un brindis por el "Ilustre Bacalao" y la buena amistad al amparo de este gran pez, rey de los mares.

 

Lo último en los blogs

Restaurantes que recuperan antiguas recetas gallegasLa gastronomía gallega integra recetas con larga historia, entre cuyos ingredientes se...
La Coruña, conocida como «ciudad de cristal» por sus enormes cristaleras frente al mar, tiene aires de gran ciudad que se mezclan con el...

Lo último en los foros

No es un secreto que Galicia cuenta con vinos: blancos y tintos de los cuales algunos de ellos pueden ser considerados de los mejores del...
Se inicia este "Foro" en relación al proyecto "Galicia Universal", para que todo aquel que se identifique con el mismo, pueda emitir su...