Usted está aquí

Morriña rural - las aldeas más bonitas de Galicia.

Las pocas que siguen en pie son otro paraiso de evasión cuando llegan las vacaciones.

Morriña rural: las aldeas más bonitas de Galicia

Las pocas que siguen en pie son otro paraíso de evasión cuando llegan las vacaciones

MARÍA CARBALLO. SANTIAGO

Es otra de las opciones estivales más socorridas. La morriña tira y, cada verano, son muchos los que se reencuentran con sus raíces en esos hermosos rincones de Galicia en los que parece detenerse el tiempo. Aisladas, en plena naturaleza, el silencio se convierte en la mejor compañía en esos parajes a los que merece la pena evadirse al menos una vez al año. La mayor parte han ido cayendo en el olvido, pero por fortuna alguna sigue en pie

 

1. Belesar (Chantada – O Saviñao). A orillas del Miño, es uno de los secretos mejor guardados de la Ribeira Sacra. Con apenas una docena de minúsculas casas de mampostería de granito y pizarra, invita a hacer una pausa a los muchos que, cuando llega el buen tiempo, se animan a recorrer esta hermosa zona. Por el pueblo atraviesa la ruta denominada los Codos de Belesar, que en su día integró una ruta secundaria vinculada a la vía romana de Astorga a Braga y posteriormente pasó a formar parte del Camino de Invierno.

 

2. O Cebreiro (Pedrafita do Cebreiro).  A 33 Km de Samos, enclavado en pleno Camino Francés, se trata de un conjunto histórico artístico envuelto en leyendas que a día de hoy se ha convertido en un símbolo de la Ruta Xacobea. Esas emblemáticas pallozas, asentadas en un escenario de piedra único, son uno de sus elementos más singulares. En la aldea se encuentra el Santuario de Santa María la Real (siglo IX), el monumento más antiguo del periplo xacobeo íntegramente conservado. 

3. A Cela (Lobios). Perteneciente al Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés, presume de ser uno de los conjuntos arquitectónicos más curiosos de Galicia. Según varios historiadores, en este lugar habría nacido San Rosendo, fundador del próximo monasterio de Celanova y uno de los personajes históricos más relevantes de la alta Edad Media. No en vano, el propio nombre de Celanova podría venir de la aldea de A Cela. Zona particularmente rocosa, los pobladores aprovecharon la orografía del terreno para levantar sus viviendas. Por eso muchas han hecho de esas rocas sus paredes formando una estampa única. 

 

4. Ponte Maceira (Negreira). Entre los municipios de Ames y Negreira, el conjunto monumental está integrado por el poblado primitivo, un antiguo molino, la presa, la capilla, un pazo moderno y el puente erigido sobre el Tambre en el siglo XIII. Con cinco arcos y otros dos de menor tamaño, se aprovecharon los pilares de una edificación romana anterior. Paso obligado del Camino de Fisterra, este rincón mágico ha recobrado su esplendor con el despegue del fenómeno de las peregrinaciones.

 

5. Pedre (Cercedo). En la comarca de Tabeirós-Terra de Montes (a 25 Km de Pontevedra) se encuentra otro de esos rincones a los que hay que escaparse cuando toca desconectar. Los hórreos, denominados en esta zona canastros, son uno de los distintivos de la zona. Su función principal es el almacenaje y secado de maíz. Especial mención también merce la iglesia de Santo Estevo, de estilo barroco anterior al siglo XVII, el cementerio, la casa del pueblo, la casa rectoral y el cruceiro.

Couso Galán
Adolfo Dominguez
Blusens
Astilleros Barreras

Lo último en los blogs

Restaurantes que recuperan antiguas recetas gallegasLa gastronomía gallega integra recetas con larga historia, entre cuyos ingredientes se...
La Coruña, conocida como «ciudad de cristal» por sus enormes cristaleras frente al mar, tiene aires de gran ciudad que se mezclan con el...

Lo último en los foros

No es un secreto que Galicia cuenta con vinos: blancos y tintos de los cuales algunos de ellos pueden ser considerados de los mejores del...
Se inicia este "Foro" en relación al proyecto "Galicia Universal", para que todo aquel que se identifique con el mismo, pueda emitir su...