Usted está aquí

Esperanza Cortiñas, la centenaria independiente

v\:* {behavior:url(#default#VML);}
o\:* {behavior:url(#default#VML);}
w\:* {behavior:url(#default#VML);}
.shape {behavior:url(#default#VML);}

16.00

Normal
0
false

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:"Tabla normal";
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:"";
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:8.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:107%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:"Calibri",sans-serif;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:"Times New Roman";
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;
mso-fareast-language:EN-US;}

Esperanza Cortiñas, la centenaria independiente

Pudo adelantarse a Airbnb cuando alojaba en su casa a empleados de Renfe o visitantes de las casas de baños antes de la guerra. A los 102, lo único que le interesa a Esperanza es bailar. 

Esperanza Cortiñas, en el Hogar del Pensionista.  (MARTIÑO PINAL)

Esperanza Cortiñas, en el Hogar del Pensionista. (MARTIÑO PINAL)

Elisabet Fernández 16/02/2019 20:59 h.

"¿Tú me ves alguna arruga?", me pregunta Esperanza Cortiñas (Ourense, 1916)señalándose la cara con manos enjoyadas y manicura perfecta. "No son de oro, eh. Nunca tuve un duro y ahora las hijas están bien y me compran cosas. Son de plata", sonríe con sus 102 recién cumplidos. 

Es una de las centenarias independientes que viven en la ciudad.  No necesita ayuda en las tareas del hogar ni en su cuidado personal. Vive sola y el tiempo le sobra para pasarlo con las amigas. "Mi ilusión es el baile y echar la partida. ¿Qué voy a hacer?", suelta. Pensó que le iban a dedicar un libro entero y sale en unas páginas. "Cuando lo vi dije: '¡pero si somos un montón de gente!". Se refiere a la publicación " Cenx100" impulsada por la asociación ferrolana ASCM y que se presentará este miércoles en la residencia de la tercera edad de O Carballiño.  Biografías de nuestros mayores. La suya también merece un libro entero. 

Esperanza Cortiñas

"Te digo lo de las arrugas porque en la foto no sé como hicieron pero me pusieron unas manos que, hija mía, no soy yo", dice. Lo cierto es que no parece que hayan pasado 102 años por ella. "Yo estoy bien de salud. Me falla un poco la vista y me he caído alguna vez, pero estoy bien. Mis hijas se preocupan y les digo siempre: 'si me tengo que caer, me voy a caer igual'. De hecho, una se rompió ya dos veces las muñecas. Ella, la joven", ironiza la mujer. Está sentada en el hall del hogar de los pensionistas, como conocen coloquialmente los usuarios al Centro Sociocomunitario de Ourense, en la calle Concejo.

Mira de reojo al fondo. Están las amigas esperando para echar la partida. "No las avisé de que venías, si no ya quieren venir aquí", se pone tímida. "Vengo todos los días a jugar. Aquí quedamos y luego ya decidimos con las amigas si vamos a bailar o qué hacer", dice. 

Su otra pasión. Cuenta que baila con una pareja de 80 años, aunque "parece que es él el que pasa de los 100". Es una asidua a las actividades de baile que organiza el Concello de Ourense en los centros cívicos. "Bailar es lo único que me gusta. Informática, gimnasia y esas cosas nada. Me llega con el baile". 

Pionera del Airbnb

Echa la vista atrás. Emprendedora donde las haya, se quedó viuda muy joven. Emigró a Francia para darles un futuro mejor a sus tres hijas. Con su marido recuerda la época en la que conoció a tanta gente en su casa. Fue una pionera del Aribnb antes de la guerra. "Me pagaban por quedarse a dormir. Venían muchos de Asturias. Gente que venía a las casas de baños o empleados de Renfe", señala. A alguno lo quiso como a un hijo. Menciona a un tal Pepiño con pena. "Tuve unos asturianos que estaban bajo la policía por la guerra de España. Hija, cuántos gallegos mataron. Menos a mi marido. Él se metió en un río toda la noche y se salvó. Pero quedó congelado. Lo mandaron a casa a que se muriera", explica con naturalidad. 

Emigración a Francia

Al enviudar, se fue a Francia a limpiar casas. "Yo me quedé con tres chiquillas", dice ella. "Y mira qué pensión me ha quedado después de trabajar tanto. Cobro 330 euros. Ya ves tú", se queja.

Tampoco fue fácil cuando regresó a Ourense. "Después de pagar la luz y el agua del piso que tenía, la señora me dijo que me tenía que ir. Me quedé en la calle con 40 años", recuerda. Pero aquello también pasó. "El destino de cada persona es que lo que tenga que pasar pasará. Las cosas como vengan hay que afrontarlas. Es lo que siempre digo. Ahora tengo a las amigas esperando para jugar la partida. A las ocho cierra y nos echan con música. Mañana (por hoy)  tengo baile", se despide Esperanza. 

 Crítica con la telebasura y pegada a la realidad: "Las cosas no están bien"

Pegada a la actualidad, Esperanza Cortiñas habla del problema de las pensiones, del envejecimiento en Ourense o de las oportunidades de trabajo para la juventud. "Las cosas non están muy bien, eh", dice. Vive sola y considera que no necesita a nadie para realizar tareas del hogar. "De momento, voy bien. Que no se preocupen tanto", dice. Se levanta a las ocho de la mañana en su piso del barrio de A Ponte. Desayuna y se pone con las tareas del hogar. Además de practicar actividades como el baile, disfruta de los planes con las amigas. Y de las pelis americanas. "Lo que echan en la tele de aquí nada. Ni Sálvame ni el programa donde se está magreando uno con cuatro chicas que están conquistándole", dice. 

Participante de "Cenx100", el libro de biografías centenarias

Esperanza Cortiñas es una de las participantes de la publicación "Cenx100". Es una iniciativa de la Asociación Sociocultural ASCM con colaboración de la Consellería de Política Social de la Xunta de Galicia. "El objetivo perseguido es el de salientar las vivencias de los gallegos y gallegas más longevos de la región. El ejemplar recopila, así, las experiencias vitales de los participantes en el proyecto con la visión fotográfica aportada por el artista Manuel Patinha", explican los promotores. 

La asociación ha recorrido toda Galicia recopilando testimonios y presentando el libro. La última parada será O Carballiño, donde habrá centenarios y familiares

Couso Galán
Adolfo Dominguez
Blusens
Astilleros Barreras

Lo último en los blogs

Seguro que al cerrar un libro alguna vez has pensado en lo maravilloso que sería poder viajar al mundo en el que transcurre la historia. En...
Galicia es un lugar que puede llevar a cualquier viajero al paraíso de un momento a otro. Desde la monumental Santiago de Compostela hasta...

Lo último en los foros

No es un secreto que Galicia cuenta con vinos: blancos y tintos de los cuales algunos de ellos pueden ser considerados de los mejores del...
Se inicia este "Foro" en relación al proyecto "Galicia Universal", para que todo aquel que se identifique con el mismo, pueda emitir su...