You are here

El control de vertidos al Lagares llevó al Concello a atender 43 incidencias en el último lustro

Los técnicos municipales cumplimentaron 17 expedientes y realizaron 26 inspecciones por averías o deficiencias en la red de saneamiento

El control de vertidos al Lagares llevó al Concello a atender 43 incidencias en el último lustro

Los técnicos municipales cumplimentaron 17 expedientes y realizaron 26 inspecciones por averías o deficiencias en la red de saneamiento

Un artículo de mario nespereira

A día de hoy las aguas del Lagares bajan desde Cabral revueltas. Las intensas lluvias y la secuencia de temporales de los últimos días han engordado tanto su cauce que su agua, turbia, torna hacia los colores parduzcos del arrastre de la maleza y la tierra. Nada fuera de lo habitual en esta época. Lo que nada tiene que ver con la naturaleza son los vertidos producto de la acción –o inacción– del hombre. En los últimos cinco años, desde 2015 hasta el cierre de este 2019 que está a punto de expirar, el Ayuntamiento ha abierto un total de 43 incidencias relacionadas con residuos que no deberían tener en el río su aliviadero. Los técnicos de Medio Ambiente cumplimentaron 17 expedientes en el mismo periodo y registraron otras 26 intervenciones (expedientes genéricos, en su nombre técnico) en las que, habiendo recibido avisos por la existencia de alguna anomalía, esta fue leve o había desaparecido en el momento de la actuación.

Hace semanas la alerta de un vecino del entorno de Castrelos en la que denunciaba el tono grisáceo del caudal y algunos espumarajos mereció una de estas inspecciones municipales, sin que el problema fuera más allá. Echando la vista atrás, al Vigo de hace al menos una década, no habría sido una excepción. Porque del Lagares y su historia ha nacido otro río: uno no de agua, sino de tinta, que ha plasmado en forma de denuncias su uso durante algunos periodos casi como cloaca. Su mejoría en los últimos años ha reverdecido su posición como una de las joyas verdes de la ciudad, y de hecho, los roces entre el Concello y la Xunta a cuenta de la gestión del río tienen que ver más con su estado de abandono.

Desde el ecuador de esta década nunca se han abierto sanciones económicas por vertidos al río. Los que desembocan directamente en su corriente se derivan a Augas de Galicia, el organismo autonómico dependiente de la Consellería de Medio Ambiente que tiene competencias y es el encargado de imponer multas, si se terciase. En caso de los residuos que se originaran por deficiencias, averías o malas conexiones a las redes de saneamiento, la administración local envía una orden de ejecución al responsable para que se enganche a la red. De fracasar el mandato, entonces existe la posibilidad de penalizar económicamente con cuantías de entre 1.000 y 10.000 euros.

El año con mayor número de expedientes abiertos por el Ayuntamiento fue 2016, cuando se lanzaron 6. Tres fueron completados en el año previo. En 2017 se generaron tres, en 2018 apenas dos, y de nuevo tres en 2019.

Conflicto de competencias


Al margen de los vertidos, el gobierno local y el autonómico mantienen una disputa por las competencias sobre el cuidado del río. El pasado jueves el alcalde, Abel Caballero, anunció que a partir de entonces su ejecutivo se haría cargo de la gestión en todo el cauce y no solo en el tramo urbano, donde –sobre el papel– tendría competencias para actuar. "Nos lo vamos a quedar: no vamos a dejar que la Xunta lo siga abandonando. Nos da igual lo que diga", aludió. Además, el regidor reveló la preparación de proyecto de limpieza para retirar maleza, árboles u otro tipo de residuos.

En marzo el Concello envió a San Caetano una petición para que le entregara el mando sobre el Lagares, pero su instancia fue rechazada, tras alegar la Xunta que la transferencia sería contraria a la legislación estatal. Para la Consellería, las atribuciones del municipio se limitan a hacer un uso "responsable y eficaz" de las tareas de limpieza en el tramo urbano. "No hay excusas".

Caballero, la pasada semana, recordó que la "nula" atención de la Xunta a un río "extraordinario en términos medioambientales" ha terminado facilitando la creación, desaconsejable, de presas naturales en su recorrido como consecuencia de las lluvias que han desplomado árboles sobre su curso.

Couso Galán
Adolfo Dominguez
Blusens
Astilleros Barreras

Lo último en los blogs

Seguro que al cerrar un libro alguna vez has pensado en lo maravilloso que sería poder viajar al mundo en el que transcurre la historia. En...
Galicia es un lugar que puede llevar a cualquier viajero al paraíso de un momento a otro. Desde la monumental Santiago de Compostela hasta...

Lo último en los foros

No es un secreto que Galicia cuenta con vinos: blancos y tintos de los cuales algunos de ellos pueden ser considerados de los mejores del...
Se inicia este "Foro" en relación al proyecto "Galicia Universal", para que todo aquel que se identifique con el mismo, pueda emitir su...