Quintas estuvo 20 años en Suiza y ahora lidera las reivindicaciones del colectivo.

«Os emigrantes trouxemos riqueza».

Quintas estuvo 20 años en Suiza y ahora lidera las reivindicaciones del colectivo

rubén nóvoa 2019/08/18 14:03 h.

Agostiño Iglesias

La historia de Luis Quintas, que lleva un año al frente de la asociación de emigrantes retornados de Ourense, no es muy distinta a la que podrían retratar miles de ourensanos que nacieron en la posguerra. La escasez de oportunidades laborales en su tierra natal y las dificultades económicas de muchas familias rurales empujaron a Luis y a otros muchos de su generación a hacer las maletas para buscar un futuro más próspero en la diáspora. Su caso tiene una peculiaridad, ya que puede decirse que se fue casi por convicción.

Desde muy joven tenía en la cabeza que la vida que llevaba en la pequeña parroquia de Reboredo, en San Cibrao das Viñas, no era para él. Trabajaba de ebanista y las pocas horas libres que tenía se las ocupaban labores en el campo para echar una mano a la familia. «Con 17 ou 18 anos, todo o que ganabas traballando non daba para nada. Os soldos eran unha miseria. Non me satisfacía a vida que tiña e quixen marchar moi novo para Australia ou Canadá». Tuvo que posponer, sin embargo, sus planes porque fue alistado para realizar el servicio militar, un trámite que cubrió muy cerca de casa en O Cumial de forma voluntaria en 1969 y durante un año.

Superado ese proceso, Luis Quintas tuvo claro que nada ya le retenía en Ourense. Se fue para Suiza, donde estaba uno de sus tres hermanos. «Estaba negro por marcharme de aquí. Fun para Suíza sen nada, tan so o meu irmán que me valeu a vida nos primeiros pasos que din».

Tras unos primeros meses complicados, Luis se afianzó en una empresa de construcción como carpintero. Sin embargo, pronto comprobó que en Lausana, ciudad suiza en la que se estableció, estaban mucho mejor valorados los albañiles. Eso hizo que, casi a escondidas, fuera aprendiendo ese oficio al que finalmente le dedicaría dos décadas de su vida en diferentes empresas. «En Suíza os soldos eran moi bos. Marchabas de aquí da miseria e alí chegabas para traballar e cobrabas ben. Vivías mellor e a final de mes aínda che quedaban cartos no bolsillo, claro que botabas de menos a familia e as festas todas que había no verán», indicó.

Y fue, precisamente, en una de esas fiestas de verano en la parroquia ourensana de Zaín en donde conoció a la que ahora es su mujer. Ella, al igual que Luis, estaba emigrada en Suiza y pronto se dieron cuenta de que querían juntos realizar un proyecto de vida. Tienen un hijo y cuando este cumplió los diez años, llegó el momento de tomar una decisión: o quedarse para siempre en Suiza o regresar. El emigrante ourensano sufrió un accidente laboral en 1984 al caer de un andamio que le impidió seguir trabajando en el sector y eso también ayudó a hacer las maletas de regreso: «Víñenme pouco convencido de Suíza, aínda agora estou arrepentido».

A esa amargura tampoco ayudan las cartas que comenzaron a llegar desde el Ministerio de Hacienda en el 2013 reclamándole pagos por cotizaciones en Suiza: «Non hai dereito, os que emigramos levantamos o país e trouxemos riqueza».

Desde entonces la batalla es constante ante lo que consideran un atropello de las administraciones.

 «As mentiras dos políticos fan que haxa xente que nos increpe cando nos manifestamos»

«Cada semana chegaba unha carta nova de Hacienda. Coa primeira pensaba que tiñas sorte pero cada vez chegaban máis e máis peticións», recuerda con amargura Luis Quintas. Fueron muchos años intensos de lucha para recuperar todo lo demandado, sin embargo su batalla entienden que todavía está muy lejos de acabarse. Ahora, los emigrantes retornados censuran los diferentes criterios que existen para realizar la declaración de la Renta al considerarse por parte de la administración que tienen dos pagadores y, por tanto, las condiciones son mucho menos ventajosas. «É un cachondeo, porque non deixa de ser unha xubilación por moito que sexa de diferentes países», indicó. Tampoco respetan, en muchos casos las prestaciones por enfermedad que venían del extranjero

Al presidente de la asociación de emigrantes retornados les sabe muy mal la postura de los políticos: «As mentiras dos políticos fan que haxa xente que nos increpe cando nos manifestamos».

Couso Galán
Adolfo Dominguez
Blusens
Astilleros Barreras

Lo último en los blogs

Seguro que al cerrar un libro alguna vez has pensado en lo maravilloso que sería poder viajar al mundo en el que transcurre la historia. En...
Galicia es un lugar que puede llevar a cualquier viajero al paraíso de un momento a otro. Desde la monumental Santiago de Compostela hasta...

Lo último en los foros

No es un secreto que Galicia cuenta con vinos: blancos y tintos de los cuales algunos de ellos pueden ser considerados de los mejores del...
Se inicia este "Foro" en relación al proyecto "Galicia Universal", para que todo aquel que se identifique con el mismo, pueda emitir su...