Usted está aquí

La temperatura del agua de las Rías Baixas se dispara y registra la media más alta en 6 años.

Las temperaturas máximas y las mínimas escalan a cifras récord por el debilitamiento del anticiclón de las Azores.

La temperatura del agua de las Rías Baixas se dispara y registra la media más alta en 6 años

Las temperaturas máximas y las mínimas escalan a cifras récord por el debilitamiento del anticiclón de las Azores.

Miguel Durán

Miguel Durán 21/08/2019 FdV.

El agua de las Rías Baixas registró este año la temperatura media más alta del último sexenio para un mes de agosto con 18,73 grados, un incremento respecto al 2013 (año del primer registro) de 2,25 grados. Este hecho está motivado por un aumento récord de la temperatura mínima que el 18 de agosto marcó 16,5 grados. Los datos son consecuencia de un escenario atmosférico nuevo o, al menos, poco habitual según el oceanográfico de la Ecimat (Estación de Ciencias Marinas de Toralla), responsable de la información recogida en el pantalán de Toralla.

La marca es 2,25° superior a la que se alcanzó en agosto de 2013

El promedio registrado en 2013, 16,49 grados, ilustra una tendencia creciente en la temperatura media del agua en los meses de agosto, aunque con oscilaciones considerables. Y es que tanto en 2015 como en 2016 se volvió a registrar una media inferior a 17 grados. En cuanto a los meses de julio, es más correcto hablar de una oscilación en los valores. La temperatura media más alta se registró el año pasado con 19,46 grados, y la más baja en 2016 con 17,11 grados.

El debilitamiento del anticiclón de las Azores, clave

De acuerdo al departamento de Investigación en Predicción Numérica de Meteogalicia el debilitamiento por el que pasa en este momento el anticiclón de las Azores explica este fenómeno. “La debilitación es esencial porque es el anticiclón el que favorece la llegada de los vientos de norte y por tanto el ‘upwelling’ o afloramiento de agua oceánica fría”, explican.  En concreto, el viento de norte, al incidir de manera paralela en la costa oeste de Galicia, arrastra el agua de las Rías Baixas hacia mar abierto . De esta forma se produce el afloramiento de agua de las profundidades, más rica en nutrientes y más fría. Este verano, sin embargo, las Rías Baixas aparecen dominadas por los vientos de sur, responsables del agua cálida.

Ecosistema marino

Los organismos que habitan en nuestras aguas están acostumbrados a estas oscilaciones de temperatura

José González

Responsable de la Unidad de Oceanografía del Ecimat

Las consecuencias de esta situación no afectan por el momento a la salud del ecosistema marino de las Rías Baixas. José González, responsable de la Unidad de Oceanografía del Ecimat, señala que a corto plazo no se puede hablar de un impacto medioambiental concreto. “Los organismos que habitan en nuestras aguas están acostumbrados a estas oscilaciones de temperatura. La oscilación de este mes de agosto, si bien se sitúa en un nivel inferior al habitual, no ha trasgredido las temperaturas máximas y mínimas anuales”.

MÁS INFORMACIÓN

La "monstruosa" biodiversidad de las Rías Baixas

Además, José González señala que la consecuente disminución de los nutrientes del agua es un aspecto intrínseco a la biodiversidad de las Rías Baixas. “Que un año los episodios de viento de sur duren más de lo normal no tiene por qué ser problemático.  Lo habitual es que haya una mezcla de vientos de norte y otros de vientos de sur. De hecho, cuando se conjugan esos dos factores todos los organismos crecen, desde las algas celulares hasta peces y demás seres vivos marinos” explica, aunque matiza que a largo plazo si esa oscilación se desequilibra mucho podría tener efectos.

Los episodios extremos de calor y frío hacen que en unas zonas tengamos olas de calor y en otras zonas tengamos un verano con mayor precipitación de lo habitual, un hecho que sí podemos asociar al cambio climático

José González

Responsable de la Unidad de Oceanografía del Ecimat

Aunque la media del agua sea superior a la del resto de los meses de agosto, esta no ha favorecido la proliferación de medusas y de otras especies habituadas a aguas más cálida. Un hecho novedoso que sí se puede observar en las playas es, sin embargo, la acumulación de algas en la orilla. “Estas son organismos que crecen fijados en el fondo. En época de viento de sur las algas no se sueltan tan fácilmente y proliferan de manera que ante la llegada de un episodio de oleaje fuerte provocado por un viento de norte sean muchas las que se suelten y lleguen hasta la orilla”, explica José González.

 

Couso Galán
Adolfo Dominguez
Blusens
Astilleros Barreras

Lo último en los blogs

Seguro que al cerrar un libro alguna vez has pensado en lo maravilloso que sería poder viajar al mundo en el que transcurre la historia. En...
Galicia es un lugar que puede llevar a cualquier viajero al paraíso de un momento a otro. Desde la monumental Santiago de Compostela hasta...

Lo último en los foros

No es un secreto que Galicia cuenta con vinos: blancos y tintos de los cuales algunos de ellos pueden ser considerados de los mejores del...
Se inicia este "Foro" en relación al proyecto "Galicia Universal", para que todo aquel que se identifique con el mismo, pueda emitir su...