Usted está aquí

Viaductos de Galicia que ganan en vértigo al de Genova.

La orografia gallega y las nuevas técnicas contructivas dejan en una altura modesta los 45 metros del puente Morandi. Varias infrasturas gallegas tienen pilares que superan los 100 metros.

Viaductos que ganan en vértigo al de Génova

La orografía gallega y las nuevas técnicas constructivas dejan en una altura modesta los 45 metros del puente Morandi. Varias infraestructuras tienen pilas que superan los cien metros

Algunas de las estructuras más altas de Galicia

VIADUCTO DE SAMPRÓN: 124 METROS. La máxima cota de la rasante sobre el cauce del río alcanza los 150 metros. El viaducto de al lado se hizo para la carretera nacional Carlos Castro

VIADUCTO DEL ULLA: 117 METROS. AVE Santiago-Ourense. Es uno de los emblemas del AVE gallego, imitando en su diseño el puente paralelo de Gundián PACO RODRÍGUEZ

VIADUCTO CRUZUL-NARÓN: 106 METROS. Otra de las obras emblemáticas de la autovía del Noroesta. En este caso la altura es desde el punto medio del tablero al cauce ALBERTO LÓPEZ

VIADUCTO DE LINDÍN: 103 METROS. Es uno de los más recientes, pues se inauguró en el 2014. Está en el polémico tramo afectado por la niebla de la Autovía del Cantábrico PEPA LOSADA

VIADUCTO DE BARBANTIÑO: 98 METROS. La foto se tomó durante las obras pero ya está en servicio desde 2010. El paralelo de la autovía también es especialmente alto ADIF

VIADUCTO DEL DEZA: 96,5 METROS. AVE Santiago-Ourense. Como en otros viaductos del AVE el arco ojival se realizó mediante un proceso de abatimiento miguel souto

VIADUCTO DE O EIXO: 82 METROS. AVE Santiago-Ourense. Las medidas de este viaducto son espectaculares. Tiene 1.224 metros de longitud y cuenta con 25 pilares XOÁN A. SOLER

PUENTE DEL ULLA: 60 METROS. El récord de este viaducto es que es el más largo de Europa con celosía metálica, con 1.620 metros EMILIO MOLDES

pablo gonzález
redacción / la voz 17/08/2018 05:00 h

Hay conductores que se encogen en el asiento cuando pasan por uno de las decenas de viaductos de gran altura que se suceden por las autovías gallegas y más allá, si por ejemplo se sigue el curso de la autovía del Cantábrico por Asturias. Pero en las obras ferroviarias de alta velocidad también se ha apostado por las alturas, precisamente por los exigentes parámetros de calidad que demandan los trenes rápidos. Las exigencias medioambientales también favorecen la apuesta por este tipo de estructuras, pues se reduce el impacto en valles de alto valor ecológico y, también, los movimientos de tierras.

Así, Galicia ostenta importantes marcas en altura de viaductos, aunque el récord nacional se sitúa en Cantabria, en la autovía de la Meseta, donde se alza el impresionante viaducto de Montabliz, con la pila más alta de España (145 metros). Muy cerca de este registro está el intimidante viaducto de Samprón (124 metros), situado en León, pero a un paso de la frontera con Galicia, en la subida a Pedrafita por la A-6. El criterio que se sigue, por si alguien echa de menos el puente de Rande, es la altura de pila hasta el tablero, y no la altura total de las pilas desde donde parten los cables en los puentes atirantados. La distancia entre el tablero y el nivel del mar en Rande es de 48 metros, por lo que su altura sería muy similar a la del puente genovés. Una cota que está muy lejos, por ejemplo, del viaducto ferroviario del Ulla, cuya pila más imponente está al borde de los 117 metros. 

Viaductos en la niebla

También está en la A-6 el viaducto de Cruzul-Narón, con pilas cercanas a los 90 metros, pero que en su punto más alto con respecto al cauce llega a los 106. El de más reciente construcción con una altura reseñable -se inauguró en el 2014- es el de Lindín (103 metros), en el entorno de Mondoñedo, en la A-8. Precisamente en el tramo que se cierra cuando hay niebla, un problema que Fomento quiere solucionar con un concurso de ideas.

En el eje de alta velocidad Santiago-Ourense hay tres ejemplos más de estos desafíos técnicos: el viaducto de Barbantiño (98 metros), Deza (96,5) y el de O Eixo (82 metros), a las puertas de Santiago. En el eje atlántico destaca por su belleza más que por su altura (60 metros) el puente sobre el estuario del Ulla.

La altura de estas infraestructuras genera al menos tres problemas que tienen solución técnica. Uno es el de mantenimiento. En las inspecciones detalladas se exige un gran despliegue de medios (grúas, pasarelas...) para poder revisar los elementos que no son accesibles. Los viaductos más altos también generan dificultades porque la fuerza del viento suele ser superior. Esto afecta más a las estructuras ferroviarias, pues se alcanzan velocidades más altas. A menudo es necesario habilitar pantallas de protección para que el viento no afecte al paso de los trenes.

En caso de accidentes de tráfico en situaciones de baja visibilidad por lluvia o niebla, los afectados que no saben que se encuentran en un viaducto suelen tener la reacción refleja de apartarse para evitar a otros vehículos, saltando hacia lo que creen que es la mediana o la cuneta, sin saber que se lanzan al vacío. Este tipo de situaciones ya han provocado cuatro muertes en Galicia desde el año 2000. De ahí que la Consellería de Infraestruturas haya decidido colocar las primeras redes anticaídas en los viaductos más altos del corredor de O Morrazo.

Couso Galán
Adolfo Dominguez
Blusens
Astilleros Barreras

Lo último en los blogs

Restaurantes que recuperan antiguas recetas gallegasLa gastronomía gallega integra recetas con larga historia, entre cuyos ingredientes se...
La Coruña, conocida como «ciudad de cristal» por sus enormes cristaleras frente al mar, tiene aires de gran ciudad que se mezclan con el...

Lo último en los foros

No es un secreto que Galicia cuenta con vinos: blancos y tintos de los cuales algunos de ellos pueden ser considerados de los mejores del...
Se inicia este "Foro" en relación al proyecto "Galicia Universal", para que todo aquel que se identifique con el mismo, pueda emitir su...