You are here

El campo gallego, a pleno rendimiento.

  El sector de la alimentación garantiza el suministro y llama a la tran quilidad a los consumidores. La demanda de algunos productos se multiplicó por diez. Se han reforzado turnos, se aumentó la planti lla y se trabaja festivos y fines de semana para abastecer al mercado.

El campo gallego, a pleno rendimiento.

El sector de la alimentación garantiza el suministro y llama a la tran quilidad a los consumidores. La demanda de algunos productos se multiplicó por diez. Se han reforzado turnos, se aumentó la planti lla y se trabaja festivos y fines de semana para abastecer al mercado.

paula pérez julio pérez vigo | santiago 20.03.2020 | 00:59 El campo gallego, a pleno rendimiento

El campo gallego, a pleno rendimiento

Mientras bares, comercios, fábricas o colegios echan el cierre por la crisis sanitaria del coronavirus en Galicia el campo trabaja a pleno rendimiento. Durante los primeros días el pánico llevó a muchos gallegos a cargar el carro de la compra y vaciar estanterías en los supermercados. Pero el abastecimiento está garantizado, según el sector de la alimentación, que llama a la tranquilidad a los consumidores.

Las fronteras siguen abiertas para el transporte de mercancías, de manera que no habrá problemas con el suministro de materias primas. Pero además el sector de la alimentación trabaja a destajo para atender picos de demanda que en algunos casos les ha supuesto multiplicar por diez la producción.

Leche, huevos, patatas, carne, fruta, miel no faltarán en los hogares gallegos. Pero esto ha supuesto para el sector redoblar esfuerzos. En algunos casos se han tenido que aplazar envíos a otros países para atender la demanda interna. Se han reforzado turnos de trabajo, se mantiene la actividad incluso en festivos y domingos e incluso se han tenido que incrementar las plantillas para abastecer al mercado. Y todo en un escenario de pandemia mundial que ha obligado a estas empresas a adoptar rápidamente medidas de protección de sus trabajadores. Además de extremar la limpieza, de dotar a los trabajadores de equipos de protección, se han reorganizado reduciendo los equipos o evitando el cruce de turnos para minimizar el riesgo de contagio.

A pesar de que el cierre de restaurantes y colegios ha supuesto una reducción de pedidos para muchas empresas, estas se han visto compensadas por un aumento del consumo en supermercados.

La leche es uno de los productos que ha sufrido mayores incrementos en la demanda, pero también se han incrementado los pedidos de carne. Los mataderos siguen abiertos y los ganaderos pueden sacrificar sus reses sin problema. Lo único que se ha paralizado es la compra de terneros puesto que la Xunta suspendió los mercados de ganado de Amio, Silleda y Castro de Ribeiras de Lea y pide ahora que se extienda esta medida a todo el territorio español. Tampoco se pueden celebrar ferias y los mercados municipales han dejado de funcionar.

Sin embargo, la Xunta ha reclamado al Gobierno flexibilidad con alguna de estas medidas. Así lo trasladó el conselleiro de Medio Rural, José González, en una videoconferencia con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, y los demás responsables autonómicos del ramo para evaluar la situación de emergencias sanitaria.

El Gobierno gallego demanda que se permita la venta ambulante para las personas que se dedican a la distribución de productos alimenticios de proximidad y para los vegetales al por mayor y menor para la plantación en huertas.

Medio Rural también ve posible que se puedan reabrir los mercados municipales solo con este tipo de productos básicos y siempre respetando las distancias de seguridad entre los puestos y evitando aglomeraciones.

El conselleiro también reclama al Gobierno que permita la circulación de trabajadores profesionales y no profesionales de los sectores agrícola, ganadero y forestal que quieran desplazarse a sus parcelas o lugares de trabajo para hacer ciertas actividades, siempre que acrediten la realización de tareas agrícolas y cumpliendo la recomendaciones sanitarias.

Hixinio Mougán // Asociación Galega de Cooperativas Agrarias

 

 

Hixinio Mougán // Asociación Galega de Cooperativas Agrarias

 

"Hemos paralizado envíos a otros países para atender el incremento de demanda en Galicia"

Las cooperativas agrícolas trabajan a pleno rendimiento. "Con normalidad es difícil trabajar, porque hay que implementar una serie de normas de control interno, pero estamos dando el do de pecho", explica el presidente de la Asociación Galega de Cooperativas Agrarias (Agaca). Tras declararse el estado de alarma, se desató "cierta psicosis" entre los consumidores y puso en jaque a los productores. "Algún día casi se duplicó la demanda y eso rompe la cadena logística", asegura. Aún así, el abastecimiento de los mercados está garantizado. "Puede haber algún retraso en el suministro de alguna fruta exótica pero para el resto se sigue suministrando sin problema", tranquiliza.
Según las cooperativas agrarias, hubo un "incremento fortísimo" en productos de la huerta como la patata, pero también se disparó el consumo de miel o la compra de leche. En el sector cárnico aumentó también la demanda de cerdo, conejo y pollo. "Hemos paralizado envíos que teníamos previsto a otros países para atender al mercado gallego", comenta Hixinio Mougán. Esto no significa que el sector agrícola no siga exportando puesto que las fronteras para el transporte de mercancías siguen abiertas. "No suspendemos estos envíos, los aplazamos", comenta el presidente de Agaca que espere que se normalice la demanda en el consumo en próximos días.

 Luis Antonio Vázquez // Director de relaciones externas de Ternera gallega

 

 

Luis Antonio Vázquez // Director de relaciones externas de Ternera gallega

 

"Lo que dejamos de repartir a restaurantes lo compensamos con más ventas a supermercados"

 

No faltará Ternera Gallega en los establecimientos de alimentación. El director de Relaciones Externas de este Indicación Geográfica Protegida, Luis Antonio Vázquez, recuerda además que el suministro está garantizado "por decreto del Gobierno". Según explica, los ganaderos amparados por esta marca están llevando las cabezas de ganado al matadero "sin ningún tipo de problemas" y "de forma regular".
Este directivo de Ternera Gallega constata también un aumento de la demanda en establecimientos de alimentación. "Está siendo un pelín superior. Nuestro producto está teniendo una demanda superior en los puntos de venta", comenta.
El cierre de restaurantes les afecta. Ya no pueden contar con esos clientes, pero aún así en conjunto venden más carne. "Lo que dejamos de repartir a establecimientos de hostelería lo compensamos con más ventas en supermercados. Si la gente deja de comer fuera, come más en casa", explica Luis Antonio Vázquez.
El cierre de los mercados de ganado de Amio, Silleda y Castro Ribeiras de Lea no les afecta. "Solo afecta al ganado vivo, a los animales pequeños", explica. El principal problema del cierre de estos recintos es la acumulación de terneros en las explotaciones. Según cálculos del sector, se movían unas 2.000 cabezas de ganado a la semana.

  Manuel Reinerio // Responsable de comunicación, relaciones institucionales y RSC de Capsa

 

 

Manuel Reinerio // Responsable de comunicación, relaciones institucionales y RSC de Capsa

 

"En todas nuestras instalaciones se está trabajando a tres turnos"

Leche, yogures, queso, el resto de derivados lácteos... "El aumento de la demanda está siendo generalizado", admiten desde el grupo Capsa, que mueve anualmente más de 900 millones de litros en recogidas. Las factorías al completo, incluida las de Larsa en Galicia, "están operando con normalidad dentro de la situación en la que estamos".
Desde el inicio de la crisis se tomaron medidas de precaución, reforzadas a medida que la situación de la pandemia del Covid-19 se iba complicando. Además de las "labores de desinfección exhaustivas" en las instalaciones y las distancias de seguridad entre los efectivos, todo el personal de administración trabaja desde casa, la puerta está vetada a cualquier persona que no sea crítica para la actividad y se toma la temperatura a la entrada y salida. "En las factorías son medidas de máxima precaución porque somos un sector básico y por eso también nos hemos adelantado a medidas de más calado que las que iban requiriendo las autoridades", subrayan en el grupo.
"Hay tres turnos y necesitamos algo más de personal, para lo que echamos mano de nuestra propia bolsa de empleo y de las ETT", afirman. Pensando en el transporte, tanto en la ida de la materia prima como en la distribución después una vez transformada, "nuestro departamento logístico se ha coordinado lo máximo posible".

Piedad Varela-Portas // Cofundadora de Pazo De Vilane

 

 

Piedad Varela-Portas // Cofundadora de Pazo De Vilane

 

"Tuvimos que reforzar personal, pero es difícil encontrar mano de obra en zonas del rural"

"Trabajamos a tope". En Pazo de Vilane, empresa de Antas de Ulla dedicada a la producción de huevos, han tenido reforzar plantilla y trabajar "a mucha velocidad" para cubrir la demanda que se desencadenó tras decretarse el estado de alarma por el coronavirus. "Estamos atendiendo todos los pedidos", explica Piedad Varela-Portas, cofundadora y directora de Márketing de esta empresa familiar que gestiona un total de 13 granjas.
De un día para otro han tenido que hacer frente a un fuerte incremento de la demanda y, al mismo tiempo, poner en marcha planes de contingencia para proteger a sus trabajadores.
A principios de esta semana la carga de trabajo fue mayor, sobre todo en el área de envasado, lo que les obligó a doblar turno y reforzar su plantilla con más personal. Incluso tienen a trabajadores en la reserva por si hubiese que poner a algún empleado en cuarentena. "El problema que tenemos es que falta mano de obra en estas zonas más aisladas del rural, porque además para trabajar en un almacén se requiere cierta especialización y no siempre encontramos. A pesar del esfuerzo para mantener la demanda, Piedad Varela-Portas garantiza el suministro. "Si hay algún problema es puntual. Por ejemplo, si enviamos un pedido a Madrid o Barcelona antes duraba toda la semana y ahora en cinco días se consume, pero eso se soluciona en 48 horas", señala.

Jesus Asorey // Asociación gallega de apicultura

 

 

Jesus Asorey // Asociación gallega de apicultura

 

"Se triplicó el consumo. Estamos enviando mucha miel a Madrid o Barcelona"

No se vende en farmacias, pero los apicultores están convencidos de las propiedades curativas de la miel. Y no deben ser los únicos, porque en tiempos de coronavirus el consumo de este producto se ha disparado. "En Galicia, de momento no se nota tanto, pero en Madrid y Barcelona se triplicó el consumo", señala el presidente de la Asociación de Apicultores de Galicia, Jesús Asorey.
Aún así, no habrá problemas de suministro. Están trabajando a pleno rendimiento. "Podemos tener algunos obstáculos, porque dependemos de las etiquetas para sacar el producto al mercado, pero en general no habrá problemas porque la cosecha del pasado año, que es la que se está envasando ahora, es la mejor de los dos últimos años", explica el portavoz de los apicultores.
Asorey justifica el fuerte incremento de la demanda de miel en medio de la pandemia de coronavirus. "Con problemas respiratorios es curativo y mejora nuestras defensas", señala. Eso sí, advierte que en los supermercados "se está vendiendo miel que viene de fuera y que es fraudulenta" a unos precios muy bajos. Por eso recalca, que es importante que en la contraetiqueta ponga que pertenece a la Indicación Geográfica Protegida.

Carlos Vila // Director Gerente De Kiwi Atlántico

 

 

Carlos Vila // Director Gerente De Kiwi Atlántico

 

"Tenemos que hacer más horas y tirar de stock para asumir el incremento de hasta un 60%"

Con la producción habitual, la del día a día, Kiwi Atlántico no daba abasto ante semejante incremento de los pedidos, de entre un 50% y un 60% "cada día", explica Carlos Vila, el director general de esta unión de productores integrada por unos 70 socios. Todos se vieron obligados a asumir una demanda excepcional y, a la vez, reforzar la seguridad "con protocolos que evidentemente hacen el proceso más lento". "Es una situación muy complicada –remarca–. Al final somos familias, debemos pensar en ellas también y minimizar los riesgos".
La ralentización obligada para extremar las precauciones entre los productores se compensó con "grandes esfuerzos y más horas de trabajo". "Estábamos operando al 120%", señala Vila. La empresa venía ya apoyándose en una decena de empleados de apoyo a través de una ETT y con ellos se pudo hace un mayor esfuerzo todavía. "Y, aún así, no quedo otro remedio que tirar del stock de producto que tenemos para emergencias", asegura.
La percepción de Carlos Vila es que las cosas "se están normalizando" tras la racionalización horaria en los supermercados.

Xosé Lois Lamazares - Coordinador General de Daveiga

 

 

Xosé Lois Lamazares - Coordinador General de Daveiga

 

Hemos aplaza do los cobros que teníamos pendientes a las tiendas minoristas"

 

Los mercados fuertes de Daveiga son Galicia y Portugal. Aquí, en la comunidad, sí se nota el tirón de la demanda a través de los pedidos de los supermercados. "De Portugal estamos ahora pendientes porque parece que el fenómeno se traslada más tarde", afirma Xosé Lois Lamazares, coordinador general de la empresa fabricante de las populares galletas Mariñeiras. "Intentamos llevar adelante la actividad con cierta normalidad –continúa– dentro de la excepcionalidad del momento".
La prioridad en la factoría de Chantada fue la seguridad de la plantilla, formada por casi 70 empleados. Pensando en aquellos con necesidades de conciliación o familiares de colectivos de riesgo, los responsables del obrador pusieron sobre la mesa la opción de quedarse en casa. Para el resto, el horario se redujo a siete horas, de manera que evitamos también que se crucen en los cambios de turno", cuenta Lamazares.
Bastó un par de comunicadores de vendedores minoristas con los problemas que estaban teniendo en la crisis para que Daveiga haya decidido aplazar los vencimientos pendientes del colectivo. "Aunque no es significativo, es una ayuda", comenta.

 

Rafael Prieto // Director general de Clun (Unicla, Clesa y Feiraco)

 

 

Rafael Prieto // Director general de Clun (Unicla, Clesa y Feiraco)

 

"Trabajamos festivos y fines de semana, pero las vacas dan la leche que dan"

En Clun, que trabaja las marcas Unicla, Clesa y Feiraco, trabajan a destajo para abastecer a los mercados. Durante esta semana la demanda de productos lácteos se llegó a multiplicar por diez algunos días, lo que les ha obligado a trabajar festivos, como el Día de San José, y fines de semana. "Las vacas dan la leche que dan pero hay que enviar un mensaje de tranquilidad a la población, porque el suministro está garantizado", explica el director general de Clun, Rafael Prieto.
Según explica, han tenido que reprogramar pedidos para exportación y para el sector industrial para poder abastecer el sector hogar. "En los primeros días se incrementó mucho la demanda de leche, pero ahora lo estamos notando sobre todo con los yogures", explica Rafael Prieto.
En Clun tienen también cuatro fábricas de pienso y suministran con normalidad a los ganaderos. "Ahí si que no notamos aumento de demanda, porque las vacas comen lo mismo", explica. Tampoco cree que se pueda producir una situación de desabastecimiento de materias primas. "He hablado con los operadores y nos dan total tranquilidad", destaca. Eso sí, Prieto avisa que también sufren las carencias de mascarillas para proteger a su personal.

Jessica Rey // Casa Grande De Xanceda

 

 

Jessica Rey // Casa Grande De Xanceda

 

"Hay una fuerte inestabilidad en los pedidos. Al ser producto fresco es más complicado adaptarse"

La situación es inédita y ha cambiado el comportamiento de compra de los hogares. Desde Casa Grande de Xanceda, dedicada a la producción ecológica de leche, yogures y quesos, advierten de la complejidad de atender la demanda en un escenario tan cambiante, sobre todo al tratarse de productos frescos.
"Hay una gran inestabilidad, tenemos picos con muchos pedidos y otros con menos", explica la responsable de Comunicación de Xanceda, Jessica Rey.
El problema es adaptarse a esta demanda. A veces se quedan cortos y en otros casos les sobra producto. En todo caso, no se tira nada. "Al producto fresco intentamos darle salida, buscando otro operador o transformándolo en quesos o en helados", explica Jessica Rey.
En esta granja ecológica, situada en el concello coruñés de Mesía, han tenido también que reorganizar su trabajo en aras de la prevención. Así, redujeron los equipos de trabajo para minimizar las posibilidades de contagio y extremaron la limpieza y las medidas de higiene. Esto sumado al aumento de la demanda de productos lácteos hace que se esté trabajando en "unas condiciones de más estrés" por el riesgo a contagiarse, según explican desde Xanceda

Couso Galán
Adolfo Dominguez
Blusens
Astilleros Barreras

Lo último en los blogs

Seguro que al cerrar un libro alguna vez has pensado en lo maravilloso que sería poder viajar al mundo en el que transcurre la historia. En...
Galicia es un lugar que puede llevar a cualquier viajero al paraíso de un momento a otro. Desde la monumental Santiago de Compostela hasta...

Lo último en los foros

No es un secreto que Galicia cuenta con vinos: blancos y tintos de los cuales algunos de ellos pueden ser considerados de los mejores del...
Se inicia este "Foro" en relación al proyecto "Galicia Universal", para que todo aquel que se identifique con el mismo, pueda emitir su...