You are here

El río Grande, líder en piscifactorías, solo conserva una y funciona al 20%.

  La planta activa de O Foxo también está en venta por jubilación de su propietario.

El río Grande, líder en piscifactorías, solo conserva una y funciona al 20%.

La planta activa de O Foxo también está en venta por jubilación de su propietario.


j. v. lado
cee / la voz 11/03/2020 05:00 h

A finales del año 2001 el 51 % de la producción de truchas de Galicia salía de piscifactorías de la Costa da Morte, que tenían en el río Grande de Vimianzo un auténtico referente con cinco centros de producción de alevines y engorde. En total eran 4.469 toneladas las que salían cada año de las nueve plantas instaladas en la comarca, que daban trabajo directo e indirecto a centenares de personas.

Hoy en día en el Grande únicamente están activas las instalaciones de Virgen del Carmen, en Calo, que se empezaron a construir en 1972 y entraron en funcionamiento al año siguiente. Además, puede que no por mucho tiempo si no llega un comprador que se quiera hacer cargo de ellas, porque su propietario, Manuel Mira, está jubilado y busca el relevo. De hecho, frente a las 178 toneladas con las que cerró el año 2.000, ahora están entre 70 y 100, «a un 20 % da producción» y los ocho empleados de los mejores tiempos son tan solo dos. Y no por falta de rentabilidad, sino en este caso por esa jubilación de su dueño.

«Teñen saída porque hai moi poucos produtores»

«Hai que moverse, hai que vendelas, pero saída si que teñen porque hai moi poucos produtores. Agora trabállase practicamente todo coas grandes superficies, que fan a función que antes tiñan os mercados centrais», explica Mira, que conoce de sobra el sector.


La crisis de Isidro de la Cal afecta al sector de la zona

En su caso saca dos tallas de trucha asalmonada, «de quilo-quilo e medio e máis grandes, dende tres a seis quilos», con lo que los tiempos de producción varían precisamente en función de esos tamaños, pero «sempre son ciclos dun ano».

De hecho, otra más de las cinco piscifactorías de la cuenca del Grande también es suya, la del lugar de Castro, en Salto. Empezó a funcionar en 1982 con centro de incubación y alevinaje, aunque en estos momentos no tiene sentido su uso dado que la empresa, al tener limitada su producción, incorpora directamente alevines y trucha pequeña para su engorde.

Igual función cumplía la de Cambeda (Gaioso II) para nutrir la principal de Pasarela (Gaioso), ambas de Hermanos Fariña Andrade, que llegaron a producir cerca de 500 toneladas desde su autorización en 1971. Sin embargo, la compañía ahora tiene centrada su producción en Chousa Cativa, en el río Cabalar, afluente del Tambre, en Rodís (Cerceda), y en el Rosende de A Revolta (Carballo), con lo que las plantas de la cuenca del Grande se encuentran inactivas.

Más recientemente también se ha paralizado la que más producía de todas (por encima de las 700 toneladas), la de O Mosquetín, del grupo Isidro de la Cal, dueño de la de Ermeade, en el Rosende (Artes-Carballo) debido a la situación crítica en que se encuentra la empresa.

Las empresas aún esperan una respuesta en firme sobre el reglamento de Costas

La propuesta de modificación del reglamento de la ley de Costas es otro factor que mantiene en vilo a buena parte del sector en toda Galicia, en la zona, particularmente, a la piscifactoría Tres Mares de Lires, la mayor de la zona tanto por producción como por empleo generado.

A mediados del mes pasado diversos cargos del PSOE, entre ellos el regidor de Muxía y la alcaldesa de Camariñas, dieron por hecho que se paralizaba ya que actualmente no hay sobre la mesa del Ministerio de Transición Ecológica modificación alguna en marcha. Pero eso es más o menos todo lo que se ha sabido. Incluso la conselleira do Mar, Rosa Quintana, reclamó unos días después una respuesta oficial por parte del Gobierno Central, ya que consideraba que, aunque de confirmarse sería una buena noticia, no le parecían formas de transmitir esa información.

La cuestión no es menor, porque en el caso de Tres Mares, de no mantenerse la prórroga extraordinaria, se vería abocada al cierre con casi total seguridad el año que viene.

El sector se ha organizado, porque no son solo las piscifactorías: se calcula que afectaría a unas 5.000 edificaciones en todo el litoral gallego, comprometiendo seriamente el complejo mar-industria. De ahí que, aunque en estos momentos parece que ese riesgo inmediato se ha disipado, nadie sabe a ciencia cierta como acabará la historia. Lo que sí defienden todos los actores, al menos en la Costa da Morte y en Galicia, es que las medidas que se adopten necesitarán cierto consenso para no destruir empleos.

Couso Galán
Adolfo Dominguez
Blusens
Astilleros Barreras

Lo último en los blogs

Seguro que al cerrar un libro alguna vez has pensado en lo maravilloso que sería poder viajar al mundo en el que transcurre la historia. En...
Galicia es un lugar que puede llevar a cualquier viajero al paraíso de un momento a otro. Desde la monumental Santiago de Compostela hasta...

Lo último en los foros

No es un secreto que Galicia cuenta con vinos: blancos y tintos de los cuales algunos de ellos pueden ser considerados de los mejores del...
Se inicia este "Foro" en relación al proyecto "Galicia Universal", para que todo aquel que se identifique con el mismo, pueda emitir su...