You are here

La retirada de nidos de velutina se multiplica por 23 en solo cinco años.

Dos años después de su aparición, en el 2014, se destruyeron 941; el año pasado, 22.023.

La retirada de nidos de velutina se multiplica por 23 en solo cinco años.

Dos años después de su aparición, en el 2014, se destruyeron 941; el año pasado, 22.023.

maría santalla
redacción / la voz 16/02/2020 08:03 h

Quedan ya muy pocos concellos en Galicia en los que no se haya detectado la presencia de la velutina. A punto de iniciarse la temporada de trampeos, el balance de retirada de nidos deja clara la veloz expansión de la especie en la comunidad. Hace unos días comenzó a funcionar un sistema unificado de retirada de nidos, acordado entre la Xunta y la Fegamp, al que se han sumado 275 municipios. Hasta entonces, varios organismos, incluidos los propios ayuntamientos en algunos casos, se encargaban de eliminar las colonias de velutina. El principal era la Consellería do Medio Rural. Según sus datos, el año pasado se retiraron en Galicia 22.023 nidos de esta avispa. Cinco años antes, al cierre del 2014 -cuando se puso en marcha el plan de vigilancia y control de la velutina-, habían sido 941.

La cifra, por tanto, se ha multiplicado por 23 en este período. Dos años después de ese primer dato, al finalizar el 2016, el recuento de colonias retiradas llegaba ya a las 8.496, lo que significa que desde entonces hasta el remate del 2019, en tres años, el trabajo de los servicios de retirada de nidos casi se ha triplicado. En cambio, la cifra del 2019 fue más baja que la del 2018, cuando se retiraron 26.006 nidos.

Para los apicultores, la eliminación de los nidos es un trabajo más, pero creen que no es la solución. Por varias razones. Primero, porque cuando están muy altos o en lugares peligrosos, los servicios encargados de destruirlos no actúan. Segundo, porque habitualmente se utiliza insecticida para neutralizar las colonias y esto supone un daño ambiental, sobre todo cuando están cerca de cursos de agua que pueden resultar contaminados. Y tercero, porque solo pueden retirarse los nidos que se ven, y «algún estudio realizado en Francia di que os niños que se ven son só o 20 % dos que hai», dice portavoz de la Asociación Galega de Apicultura (AGA), Xesús Asorey.

La retirada de los nidos es uno de los dos pilares esenciales en los que se asienta el plan gallego de control de la velutina. El segundo es el trampeo, la colocación de cebos en primavera para capturar reinas y evitar la formación de futuros nidos. Desde la Xunta están enviando cartas a las asociaciones de apicultores convocándolos a recoger las trampas y los atrayentes para la campaña de trampeo que comenzará en las próximas semanas, después de que la Xunta anunciase a principios de este mes la distribución de 15.000 trampas para frenar la expansión del insecto.

La Xunta distribuirá 15.000 trampas para frenar la expansión de la velutina

Natalia Noguerol

Mediados de marzo

La fecha clave para el inicio de los trampeos es mediados del mes de marzo, aunque puede variar en función del tiempo que haga y de la zona de la que se trate: en años o en lugares más cálidos debe comenzar antes porque el ciclo de la velutina también lo hará. Este año, explica el portavoz de AGA, la avispa asiática todavía está hibernando, así que, salvo en determinados lugares, todavía habrá que esperar algunas semanas para iniciar la colocación de trampas.

La Xunta repartirá atrayentes y trampas para facilitar la campaña primaveral de captura de reinas. Pero a ese dispositivo oficial se sumarán las trampas caseras que los apicultores piensan añadir en esa batalla que cada año, desde hace ocho -la especie apareció en Galicia en el 2012-, se despliega contra la velutina.

El sector apícola, uno de los principales damnificados de la proliferación de la avispa asiática, no desecha los atrayentes comerciales para capturar estos insectos, pero también recurre a mezclas caseras. Cerveza o zumo de arándanos son algunos de los ingredientes de esos compuestos con los que se trata de atraer a las reinas para eliminarlas.

La levadura, lo más eficaz

En su experiencia práctica buscando nuevas soluciones, los apicultores han dado con una mezcla que consideran que está resultando muy eficaz. Agua, azúcar y levadura de pan son los componentes de este cóctel letal contra la avispa asiática. Xesús Asorey detalla la receta: «Cinco litros de auga un pouco morna para que se desfaga a mestura, dous quilos de azucre e 50 gramos de levadura de pan». Esta combinación, ya sea en las trampas comerciales o en botellas de plástico, se coloca en los lugares en los que suele haber velutinas. «Agora ao principio van sobre todo ás camelias», una especie de origen asiático y que florece en esta época. Por eso se recomienda que las primeras trampas se coloquen en estas plantas y en otras a las que pueda ir la velutina a buscar alimento.

.

Más adelante, las inmediaciones de las colmenas de abejas serán también un buen lugar para las trampas, porque la velutina comenzará a acercarse para cazar abejas con las que alimentar a sus crías.

Los apicultores están muy satisfechos con el resultado de esta mezcla a base de levadura. Captura mucha más velutina que cualquier otro compuesto, dicen. Y además, es mucho más selectiva que otros atrayentes, ya que han detectado que en las trampas que llevan levadura caen menos insectos de otras especies. Precisamente uno de los problemas del trampeo a la hora de combatir la velutina es que en los cebos cae esta especie, pero también otras. El atrayente elaborado con levadura disminuiría estos daños colaterales.

Es cierto, dicen los apicultores, que, aún siendo un buen método, su eficacia no es equiparable en todas las zonas. «Se nun sitio hai máis calor evapórase máis, hai máis cheiro e funciona máis», explica Asorey.

Las técnicas de erradicación: descargas eléctricas, explosivos, balines o depredadores

La eliminación de los nidos y el trampeo son los dos métodos más utilizados, además de ser los sistemas avalados por las Administraciones. Pero no son los únicos. La rápida expansión de la especie y la falta de respuestas eficaces ha hecho que durante los últimos años hayan aparecido multitud de alternativas, algunas con más éxito y otras con menos, para acabar con los nidos o para defender las colmenas de abejas. Arpas eléctricas, drones, escopetas de balines, de paintball, explosivos u otros animales son solo algunos de ellos. 

  MARCOS CREO

arpa eléctrica

Un sistema eficaz. Tras varios años de desesperación, los apicultores consiguieron dar con un método que está dando buenos resultados para defender las colmenas. Se trata de las arpas eléctricas, unos paneles con filamentos que emiten descargas y consiguen evitar que la velutina llegue a los apiarios al tiempo que deja pasar a las abejas. Se comenzó a trabajar con aparatos caseros y hoy hay ya varias empresas que se encargan de construirlas, lo que ha permitido que su eficacia mejore. Los apicultores piden que la Xunta las subvencionen.

explosivos

En Ares. En Asturias están trabajando con cartuchos pirotécnicos para destruir los nidos. La brigada municipal de Ares es la primera en Galicia que ha conseguido la licencia para emplear este sistema.

Uno de los integrantes de la brigada muestra el aparato que detonará los cartuchos pirotécnicos.

Explosivos contra la velutina

Chema Corral

escopetas

Sin biocidas. Los defensores de este método apuntan a que es eficaz y evita el uso de insecticidas contaminantes. Destruir los nidos a balinazos, o incluso con arcos, es una de las opciones utilizadas.

animales

En busca de parásitos y depredadores. Una de las vías de investigación consiste en buscar parásitos o depredadores que puedan dañar la especie. Entre estos últimos, un estudio ha comprobado que el halcón abejero depreda la avispa asiática.

Ochenta trabajadores para eliminar la avispa asiática en 275 concellos

A finales del pasado año, Xunta y Fegamp acordaron la puesta en marcha de un sistema uniforme y unificado para la retirada de nidos de velutina. Semanas después, el Consello de la Xunta encomendaba este trabajo a la empresa pública Seaga. En total, 275 de los 313 concellos gallegos se sumaron a este plan, de manera que en todos ellos serán los operarios de Seaga los que se ocupen de acudir a las peticiones de retirada de nidos. El equipo, anunció Vicepresidencia hace unas semanas, cuenta con 76 trabajadores distribuidos en cinco centros: Santiago, A Coruña, Lugo, Ourense y Pontevedra. Junto a ellos, otros cuatro empleados que forman parte del equipo de coordinación y que se encargarán de tareas técnicas y administrativas. En total, una plantilla de ochenta personas.

Couso Galán
Adolfo Dominguez
Blusens
Astilleros Barreras

Lo último en los blogs

Seguro que al cerrar un libro alguna vez has pensado en lo maravilloso que sería poder viajar al mundo en el que transcurre la historia. En...
Galicia es un lugar que puede llevar a cualquier viajero al paraíso de un momento a otro. Desde la monumental Santiago de Compostela hasta...

Lo último en los foros

No es un secreto que Galicia cuenta con vinos: blancos y tintos de los cuales algunos de ellos pueden ser considerados de los mejores del...
Se inicia este "Foro" en relación al proyecto "Galicia Universal", para que todo aquel que se identifique con el mismo, pueda emitir su...